viernes, 4 de marzo de 2016

UN SUEÑO


A veces creo que mi vida es un sueño, un mal sueño, una horrible pesadilla repleta de monstruos con rostros humanos, escenarios orwellianos, de grises matices, de egoísmos latentes, ambiciones irracionales; y pienso que en cualquier momento despertaré, echado en mi suave cama de esponja, en mi viejo y pequeño cuartito de paredes celestes con ventana al jardín, siendo un niño de 8 años, que seré despertado por el beso de mamá, y correré al patio directo a mi árbol de cerezos, llamaré a mi perrita "chiqui" y siguiendo mi voz vendrá a mi encuentro saltando de alegría, saludaré a mi anciano abuelo que reacio a mostrar emociones me quería a su modo, correré por nuestro amplio patio, contemplaré nuestro jardín de flores, me deleitaré contemplando sus vivos colores, veré las abejas recolectando néctar, a las aves volar sobre mi cabeza, correré por nuestra huerta, bajo la sombra de sus frondosas copas arbóreas, correré y saltaré, escucharé el llamado a desayunar y me alistaré a ir a la escuela. Y que lloverá, y en la lluvia jugaré, en la escorrentía de la calle, que armaré barquitos de papel y jugaré hasta sentir frío, cuando mamá me esperará en casa con chocolate caliente, cuando podía sentirme lleno y satisfecho con las cosas más sencillas, en la época de mi vida en que era muy feliz sin saberlo.
Entonces al darme cuenta que todo lo vivido hasta ahora lo viví mientras estaba dormido, miraré al cielo, soltaré un suspiro, y con una gran sonrisa en mis labios de niño diré: gracias a dios que solo fue un sueño

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

/