martes, 24 de junio de 2014

LA CHICA DEL FACEBOOK


¿Cómo la conocí? Al inicio solo por sus fotos, luego por sus mensajes, después por como vibraba su voz al crear esa música que escuchaba cuando me hablaba por teléfono,  y unas fotos suyas que son tan cargadas de vitalidad que pareciera que cobrarían vida mientras las miro. Amor a primera vista, ¿Es posible amar a quien no se conoce?, la pregunta creo que se puede responder solo con especulaciones.
Todo comenzó con una mera diversión auspiciado por el ocio, cuando nos contactamos, explorando el facebook, si, esa red que permite conectar gente que en el mundo real sería improbable si quiera que nos crucemos ni aunque una manada de individuos estén pasando por encima de nosotros. Esa es la magia de esa red social y a la que debo algo, creo...
Mi caso creo es ese, un día cuando decidí por fin seguir a la multitud que tiene un alma en una cuenta de internet, le pedí a un amigo que compartiera conmigo algunas cuentas de una que otra chica interesante, y yo de tanto insistir, me dio al fin la cuenta de una chica, con la advertencia de que probablemente no me llegaría a aceptar como amigo virtual.
Pasaron unos días, creo que en realidad era algo más de una semana o tal vez un mes o meses, no recuerdo, pero si recuerdo que un día al revisar mi cuenta aquella hermosa joya de mujer, había aceptado mi solicitud de amistad.
Vi sus fotos y no pudo llegar a mi memoria el recuerdo de alguna chica con similar belleza a la de ella. Su mirada es lo que más me impacto, e hice lo que haría cualquier chico impactado con semejante semblante: le inicie la conversación.
Pero al inicio quizá por ser demasiado admirada por muchos más chicos que yo, que también querían de alguna manera interactuar con ella, es que ella tal vez ni siquiera se tomaba la molestia de leer mi mensaje. Quizá el mío quedaba sepultado entre las cantidades interminables de conversaciones de otros tipos que al igual que yo trataban de iniciar con ella.
Y fueron pasando los días, en las escasas oportunidades que la hallaba conectada, trataba de enviarle un saludo, un hola, buenas noches, buen día, a cambio recibía siempre la misma nula respuesta.
No así, yo lejos de resignarme, decidí continuar probando suerte, no me quita mucho tiempo abrir una barra de dialogo y escribir unas dos o tres palabras, ya que normalmente por día lo que escribo suelen contarse en párrafos. ¿Qué podía perder?, es cierto que lo que podría ganar es mucho más y con creces por el irrisorio tiempo invertido en saludarla de vez en cuando.
Y continuaba enviándole salutaciones, y creo que por mi tanta insistencia, o quizá por compadecerse de un pobre loco, es que me empezó a responder, quizá de manera un poco breve pero al fin tomándome en cuenta, y aunque yo trataba de sostener el dialogo prolongado con ella, esa hermosa dama, tan solo respondía mi saludo y se desconectaba.
Pero no perdí esperanza alguna… Es cierto que dicen que la esperanza es lo último que se pierde, o que la esperanza es el peor de los males por que prolonga el sufrimiento… Creo que la esperanza es solo una palabra sin significado temporal, esperaba algo en algún momento.
Un día, decidí ir un poco más lejos, ya que tiempo pasaba que habíamos iniciado breves diálogos, y le pregunté si tal vez, solo tal vez, aunque yo preparado para una respuesta con mucha probabilidad negativa, le pregunte si existiría la posibilidad que hablemos por teléfono. Para mi sorpresa no solo acepto, sino que me dio su número para que yo la llamara.
Y fue una victoria a medias, por que seguiría teniendo comunicación impersonal con ella, pero qué podía perder, mi estado de soltero no me impedía tratar de tener algo con ella, y aún si no lo estuviera, no dejaría perder la oportunidad de conocer a esa Diosa si diera lugar a hacerlo… Asi que la llamé. 
-Hola me diste tu número por el facebook hace unos minutos. 
-Ah hola, como estás. 
-Emocionado por al fin poder escuchar tu voz, parece que todo en ti es sublime.
Y continuamos hablando de cosas sin sentido, ella contándome lo que hacía, yo bromeando con ella, y lo que de ella más me fascinó fue su gran sentido del humor, ya que era diferentes de aquellas que se lo tomaban todo tan en serio, que no tenían el sentido del sarcasmo ni la ironía, que no podían reírse de la vida, pero ella era diferente, diferente al montón, y al hacerle una broma, tan común en mi forma de ser, ella lejos de molestarse o incomodarse me seguía corriente, me seguía el juego.
-¿Tienes enamorado? 
-¿Por qué te interesa saberlo? 
-Es que quería saber si podría llamarte en cualquier momento del día, sin caer impertinente ni incomodarte de algún modo, mucho menos traerte problemas. 
-¿Y qué me dirías si te dijera que si lo tengo? 
-No tendría problema, te diría que me pareces alguien que puede tener dos enamorados. 
-¿Qué dices yo con dos, estás loco?, si yo podría hasta tener tres jajaja.
Y así, tonteando, decidí ir un poco más lejos, conocerla en persona, el haberme dado su número telefónico era una cosa, pero llegar a conocerme sí que eso era otra cosa, a este punto ya era posible que pudiera llegar a negarse, había probabilidades de que se niegue a conocer a un completo extraño que conoció por chat ¿quién no desconfiaría?, pero no me iba a dejar vencer por una probabilidad sin antes haberlo intentado, ya habíamos conversado, reído cada uno a su lado del teléfono, conociéndonos cada vez más, y entonces le dije:
-¿Sabes?, hace tiempo que me he dado cuenta de que me caes muy bien, es agradable conversar contigo, quisiera invitarte a tomar algo para hacer más amena nuestra conversación. 
-Me parece muy buena idea, pareces ser alguien divertido.
Y quedamos para un día y lugar preciso. Llegado el día, me senté en una banca de las muchas que habían en aquel parque, era un día sábado por la tarde, había mucha gente, niños jugando, parejas paseando personas conversando, turistas fotografiándose, y yo me senté a esperar, muy puntual, y la esperé, y entonces a lo lejos divisé una hermosa figura acercarse a donde me encontraba, la referencia de sus fotos de su facebook era innecesario para reconocerla, mientras se acercaba su belleza y presencia eran imponentes, opacaban a cualquier presencia femenina que pudiera encontrarse alrededor mi campo visual, era majestuosa, su caminar deslumbrante, venía vestida con un pantalón blanco que se ajustaba a la perfección a la silueta de sus hermosas y largas piernas, y vestía un escote turquesa, que la hacía lucir como una joya andante, su larga cabellera hasta la cintura era tan reluciente, reflejaba cada rayo del sol que acariciaba su cabello; y yo absorto la miraba acercarse cada vez más, al parecer que por mis fotos pudo reconocerme, se acercó a mi lugar, inconscientemente me puse de pie como queriendo hacerle una reverencia, y ella con una sonrisa que quedó grabada en mi mente, me dijo:
-Hola ¿eres el chico del Facebook no?
-Sí, que bueno que me reconociste, pensé que me ibas a confundir con un lustrabotas. 
-Pero también pareces uno...jeje 
- ¿En serio? Y tu una vendedora ambulante 
-Oye no te pases, ¿tan mal me veo? 
-No, estás incomparable.
Luego de saludarla, me sentí el hombre más triunfal del mundo, al tener cerca de mí a esa hermosa chica, joya de aquella ciudad, y que me estuviera acompañando era ya lo más cercano al cielo.
Mientras caminábamos por las calles de la ciudad, pude notar que no eran pocos los hombres que desviaban su mirada para mirarla, ella se robaba la atención de cualquiera, y yo era el afortunado con quien ella compartía esos momentos.
Fuimos a tomar unos helados, entre risas y anécdotas, y comentarios sarcásticos que ella me seguía la corriente, decidí probar un paso más allá, arriesgar algo más.
-Sabes la tarde ya dio paso a la noche, te apetece ir un rato a bailar. 
-¿Por qué no?-dijo ella.
Fuimos a disco a bailar y se notaba que había química entre nosotros, entre risas, unos licores, nos íbamos dejando llevar por la noche. La noche seguía, estaba embriagado por ella, y entonces ya nuestras miradas en silencio chocaban y reflejaban el deseo mutuo por poseer al otro.
En un momento, mientras la miraba solo me deje llevar por mi instinto animal, pegué mis labios a los suyos, y ella no solo me correspondió, sino que sentí como me devoraba la boca como una mujer hambrienta de besos. Estuvimos un rato en ese ritual propio de dos caníbales que compiten por comerse al otro, mientras la música ambientaba el lugar, mientras la gente seguía en lo suyo y no se percataba de lo que hacíamos, entonces separé mis labios de los suyos y los acerqué a sus oídos y le susurré.
-Ya hay demasiada gente aquí, ¿Qué te parece si vamos a otro sitio donde podamos tener mayor privacidad?
¿Qué me dijo ella? Yo pensaba que iba a negarse y pedirme que solamente la acompañe hasta la puerta de su casa, total, esperaba que me dijera lo que diría lo que acostumbraban a hacer la mayoría de chicas con las que tenía primeras citas, algo así como “recién nos conocemos, no hay que ir muy rápido”, aún si lo hubiera hecho es obvio que hubiera insistido, y tal vez en una segunda o tal vez tercera ocasión hubiera aceptado acompañarme, pero no fue así, su respuesta fue definitiva.
-Claro, ya me aburrí aquí, obviamente no de ti, sino de este lugar.
Y salimos de la discoteca, fuimos hacia un hostal, pagué por una habitación, me dieron la llave y cogidos de la mano buscábamos el cuarto 206, y al encontrar la habitación y antes siquiera de abrir la puerta, me pegó contra la pared y me dio otro apasionado beso, y mientras la besaba, trataba de meter la llave en el picaporte, entre tanto tanteo, logré ingresar la llave, la giré y pude abrir la puerta, ella empujando la puerta con el peso de su cuerpo entró y sin dejar de besarme cogiéndome del cuello me jaló hacia adentro, y luego de cerrar aquella puerta vino lo mejor.

miércoles, 18 de junio de 2014

NOSTÁLGICO TEMA DE LED ZEPPELIN


¿Una canción para deprimirse?, ¿una canción para irse al rincón oscuro de mi habitación, sentarme en el piso abrazándome las rodillas, con un cigarro en los dedos y un cenicero en el piso? Canciones para deprimirse y odiar al mundo hay muchas, precisamente ahora en la radio suenan dos canciones de un grupo muy de moda, pero con sus letras demasiado simplistas y claramente comerciales, y con su banda sonora muy acorde a los gustos de las masas, prefiero no perder mi tiempo.
Pero si hay una canción que me gustaría escuchar en momentos en que mi alma está siendo consumida vorazmente por la tristeza agobiante, tengo una canción ideal, una canción que me hace hundir mucho peor en mi tristeza, y que al mismo tiempo atmosferiza mágicamente el entorno nostálgico. Como no podría esperarse menos de un fanático de LED ZEPPELIN, he decidido dedicar un tiempo una de las canciones más nostálgicas de esta grandiosa banda, ideal para escucharla cuando uno, como yo, ha terminado con su novia.
Ya había escrito sobre la serie de eventos extraordinarios y las circunstancias muy peculiares que me llevaron a descubrir la obra musical de esta grandiosa banda (click aqui), la que siempre me ha acompañado, junto a PINK FLOYD, en mis largas noches solitarias, y de deliberaciones emocionales, existenciales, románticas, filosóficas y que siempre ha estado llenando el aire con sus mágicas notas hasta en las más desastrosas decisiones de mi vida, me refiero a “TEA FOR ONE”
TEA FOR ONE (Té para uno), es la canción cierra con broche de Oro el penúltimo disco de la banda titulado PRESENCE Publicado en el año 1976. PRESENCE, tiene una peculiaridad, es uno de los peores álbumes de esta banda, solo la canción que abre el disco y la que la cierra, que es TEA FOR ONE, son las únicas canciones Legendarias para un álbum tan malo.
Esta canción inicia con un riff engañoso y movido como invitándonos a bailar, haciendo presagiar que se trataría de una canción pop-rock, pero luego, todo se sumerge en una triste, melancólica canción de blues electrónico al estilo Zeppelinero, con una voz de Plant que canta tan triste, y una batería poderosa pero que se acopla a la perfección al mensaje que quiere dar esta composición, y el mensaje pareciera que es esta: LLORA, DEPRIMETE, ENTRISTÉCETE. Lenta, pero armoniosa, no tiene ese típico toque de LED ZEPPELIN que podría hacernos trizas el cerebro y ponernos a mover la cabeza como locos, no, esta canción tiene ese aire, esa magia de sumergirnos en una ambientación de perfecta nostalgia.
A diferencia de cantantes que se dedican a hacernos llorar con sus canciones, tipo JEANETTE, donde con su voz de tierna, su melodía triste y su letra gritándole al mundo su tristeza, LED ZEPPELIN, con TEA FOR ONE, sin alejarse de un potente tema rocker-blusero, siempre me logra atrapar en un entorno no tan suficientemente melancólico como para hacerme llorar como un niño, pero lo suficientemente armónico para hacerme recordar y acompañarme en mi dolor.
Los Dioses del Rock

Si, así de mágica  es esta canción con esas líneas de guitarra, esas armonías tan bluseras que al escucharla,  llenan el aire de una atmósfera de soledad, resignación, melancolía, de “sin fuerzas para luchar”, y que al escucharla, siento como si todo se vuelve más gris, la ciudad queda vacía y fantasmagórica, el cielo se nubla, el viento sopla más fuerte con un silbido estridente, las hojas de los árboles comienzan a caer, las sombras de las paredes comienzan a bajar y a ocupar cada espacio de él, comienza a llover, el cielo ruge violentamente con estruendosos relámpagos, y mi corazón comienza a encogerse, las imágenes comienzan a proyectarse en mi mente, aquellos momentos más felices, lejos de alegrarme me sumergen en una nostalgia cada vez más grande y profunda, cierro los ojos, y las imágenes se vuelven más claras, más nítidas, como si las estuviera viendo en el mismo momento en que las pienso, como si fuera un espectador de esos hechos, como si lo único que me separaran de esas imágenes fuera solamente un muro de cristal… y una lágrima escapa de mis ojos y se abre camino entre mis mejillas mientras recuerdo con esa canción de fondo al amor que una vez fue.
Y la canción sigue, el puente de la canción, con ese raspado de guitarra distorsionada, trata al poco tiempo de alegrar el ambiente, pero es solamente un engaño porque nuevamente la canción regresa a esa melodía tan triste, tan lúgubre, tan sombría. Esas líneas de guitarra, ese solo de Jimmy Page, son las líneas más tristes que escuché, y acompañada por esa potente percusión del dúo Jhon Bonham y John Paul Jones, queda fenomenal, es hard Rock, pero Un hard Rock muy sublime. Escuchar a Led es mi droga, TEA FOR ONE, es mi dosis, con ella vuelo y mi alma encuentra confort momentáneo durante los 10 minutos que dura esta aura de musicalidad incomparable y alucinante, que los magos de rock and roll pudieron legarle a la humanidad. Led Zeppelín junto a The Beatles son al rock, lo que cervantes y Shakespeare a la literatura, lo que Miguel Angel y Da Vinci al la pintura, lo que Newton y Bernouli a las Matemáticas, lo que Einstein a la física, lo que Mandela y Gandi al Pacifismo, lo que Bill Gates y Steven Jobs a la tecnología, Marx al comunismo, Hitler al fascismo, Adam Smith al capitalismo… Pensar en rock es pensar en Led Zeppelin.

Led Zeppelin cuando se proponía a hacer una canción que evocara una gran cantidad de sentimientos y emociones, sí que lo hacían de una magistral y grandiosa manera, y sí que muy magistral, con resultados únicos. Si hay alguno que esté coleccionando canciones deprimentes y cortavenas, creo que esta joyita desconocida de Led Zeppelin, le entraría más que bien en su colección, y es que quien solo quiera llorar escuchando el repertorio de Jeanette, Los Ángeles Negros, Los Iracundos, y los temas de moda de Corazón Serrano, pues no tiene nada de malo, pero quien quiera evocar sentimientos solo con una banda sonora, este tema zeepeliano para mi es mi favorito, aún sin que haya quien no entienda la letra, aun quitando la voz de Plant considero que la banda sonora, es suficiente como para llorar el rompimiento con nuestra novia… disfrútenla si quieren atmosferizar el aire con un hermoso tema de hard-blues-Rock de la mejor banda de rock de la historia (detrás de The Beatles, claro está)

viernes, 6 de junio de 2014

QUIERO SABER LO QUE ES SER FELIZ

A veces creo que las personas jamás llegan a ser felices al 100%, que el ser humano está destinado a sufrir por siempre, y que son efímeros los momentos de felicidad.
El dinero no hace la felicidad, ni la ausencia de él, tampoco es correcto decir que existe un punto medio entre la pobreza y la riqueza para que un ser humano sea feliz.
Un pobre, es infeliz por que no puede satisfacer sus bienes materiales, y la poca felicidad que pueda llegar a tener en su pobreza queda opacada por sus necesidades, escases de calidad de vida y otras cosas necesarias para ello.
El rico que tiene satisfechas sus necesidades materiales, halla que lo que tiene no es suficiente, todas sus necesidades materiales son satisfechas, pero también eso queda eclipsado por su ambición de tener mucho más, mantener lo que tiene, o hallar un poco de emoción y sentido a su vida… se van unas necesidades, pero descubren otras.

Recuerdo que una vez Leí una fábula rusa, creo que de León Tolstoi, que se llamaba “¿Cuánta Tierra Necesita Un Hombre?”.

En ella contaba que un campesino rico oye hablar de la tierra fértil en un país lejano, y que ahí podría conseguir toda la tierra que quiera sin mucha dificultad. Cuando el campesino rico llega al país, le dicen que por mil monedas podría tener todo el terreno que recorra en un jornal, con la condición de volver al punto de partida el mismo día. El campesino rico, que despreciaba a los habitantes de ese país por su sencillez, está exultante. Está seguro de que puede abarcar una gran distancia. No obstante, apenas comienza divisa un valle bonito y luego otro, un estanque allá, una parcela de tierra que sería buena para lino más lejos, y los decide incluir.
Entonces se da cuenta de que el sol comienza a ponerse. Al percatarse de que se arriesga a perderlo todo, corre lo más rápido que puede para volver a tiempo. «¡Ay! ¡He sido Demasiado ambicioso! –se dice a sí mismo-. Lo he echado a perder todo; no podré llegar antes de que se ponga en sol». El esfuerzo lo mata. Muere en el punto de partida.
  
Mientras pensaba sobre estas cosas, recordé que en este mundo somos exactamente como el campesino de la fábula, como yo, que creía que ganar 1000 soles era un sueño, cuando lo logre, quería ganar más, creía que ganar 2000 era ya suficiente. Cuando lo hice, que ganar 3000 era ya mucho pedir. Ahora que gano esa cantidad quiero ganar mucho más. Cuando lo haga creo que ansiare ganar cada vez más, y más, sin jamás llegar a ese límite donde yo diga, “es suficiente”. Veo a mi madre que ganando menos que yo, hace milagros para subsistir, y hacer que ese poco dinero le alcance para todo. Veo aquí, que personas que ganan 5 veces más que ella, viven las mismas privaciones que ella. Tienen razón, no está en el dinero la felicidad… La pregunta es ¿Dónde está entonces?
Me parece que el dinero es solamente algo que nos ayuda a que vivamos con nuestras necesidades básicas mientras buscamos esa felicidad que aún no puedo deducir qué es ni dónde está, ni en qué consiste.
Esquematizo al dinero en el rol de nuestra vida de la siguiente manera: Cuando camino por la vida en busca de la felicidad, el dinero serían mis provisiones del camino, como mi botella de agua o mis vituallas, que me mantienen hidratado y alimentado mientras recorro el duro y largo camino que me llevará hacia ese feliz lugar.
Es falso que el dinero es el medio, sirve solo para mantenernos alimentados, sanos, y con un techo sobre nuestras cabezas, mientras andamos por la vida buscando esa cosa abstracta llamada felicidad.
Yo creo que la felicidad viene también en pequeñas muestras, como empaquetados en sustancias como la marihuana, que nos muestra cómo se siente ser feliz, pero que es solo una muestra y no dura, se esfuma con los minutos, es temporal, solo para hacernos conocer que es real, que si existe, que no es una mera ilusión, que es tangible y está en algún lugar.
La felicidad no sé si nos lo da la religión, o el amor. Creo que la felicidad es algo relativo, somos felices mientras la buscamos, cuando creemos que la tenemos, nos damos cuenta que no somos lo suficientemente felices, y continuamos buscándola obsesivamente.
Tal vez la felicidad no exista tal y como la imaginamos, tal vez sea solo una ilusión, ilusión que solo lo han descubierto quienes se han deshecho de esos elementos que no nos permiten percibirla por culpa esos vendajes que nos obstaculizan ver la realidad tal cual es, vendajes tales como el trabajo, las preocupaciones, vicios y adicciones. Me pregunto si en la historia de la humanidad existió alguien totalmente feliz… Si un loco no tuviera necesidades materiales, creo que sería el más feliz del mundo, durante todo el resto de su vida.
Creo que si tengo dinero suficiente, podre satisfacer mis necesidades básicas, y luego me podre preocupar en buscarla. No seré como la mayoría, que hace las cosas al revés. Creo que estoy divagando.
En resumidas cuentas, la vida es un misterio, tal vez plagadas de ilusiones, y Dios nos ha puesto en este mundo y nos dijo: “Todo lo que hay en este mundo puede ser tuyo, siempre y cuando lo recorras en solo un jornal de tu vida”… Pero al igual que el campesino, nunca nos detenemos a decir esto es suficiente, sino, antes bien, continuamos queriendo abarcar cada vez más, y cada vez más, sin nunca detenernos, y al final cuando nuestro tiempo se acabe nos daremos cuenta de que tal vez, perdimos el tiempo buscando en el materialismo lo que con muy poco igual habríamos encontrado. La naturaleza del ser humano, parece ser que está caracterizada por una ambición visceral. Tal cual aquel perro con un hueso en la boca que mirando su reflejo en el arroyo, lo pierde su hueso por querer quitarle el suyo a su reflejo.
 Ser feliz… ¿Aun no entiendo lo que eso significa?, Aún no conozco a nadie que diga que es feliz o que lo ha encontrado, si así fuera, correría directo a él mandando a la mierda todo lo demás.


/