martes, 10 de julio de 2018

Y MEJOR NO NACER

Desde la cuna a la tumba ningún hombre debiera depender exclusivamente de otro, porque todos los hombres son frágiles y vulnerables, y esto es así desde el primer aliento de vida. Si los desamparados niños que miran a sus padres con los ojos de la infancia y les confían la vida inocente como si se tratara de sabios infalibles, si los niños supieran los problemas de la madre y las complejidades del padre, la inseguridad de sus guardianes... Cada niño trataría de regresar al útero para siempre.

domingo, 17 de junio de 2018

EL DÍA EN QUE PUDE HABER HECHO HISTORIA




Analizando mi vida me he dado cuenta que desde siempre he tenido una tendencia hacia el anarquismo, siempre fui alguien libertario quien nunca se sintió bien de estar sometido a algún tipo de autoritarismo, siempre estuve disconforme con todo lo que me rodeaba, siempre me ha frustrado la manera como mis amigos eran sometidos por sus padres, como no tenían el valor para desobedecer y hacer valer sus opiniones, siempre los taché de cobardes, por nunca ser capaces de pensar como yo, de nunca tener el valor de reclamar su independencia, de siempre hacer lo que les dijeran, de jamás tener el valor de hacer lo que yo siempre quise hacer: romper las leyes, sentir emociones, hacer lo que la sociedad prohibitiva dice lo que no se debe hacer, burlarnos del estado y su absurdo status quo.

De muy joven he propuesto a varios de mis amigos hacer cosas que estaban incorrectas desde la perspectiva sumisa de los demás, como adueñarnos de lo que por derecho nos pertenece y se nos fue arrebatado.

En mis épocas de colegio, llegaba el día donde cada salón de clases, debía buscar un padrino para que done balones de futbol, básquet o vóley, para el deporte de los estudiantes… Recuerdo que pensando en mis compañeros, me esmeré en buscar un padrino de relativamente alta posición económica para que nos donara un balón digno, no de esas baratijas que se hallan de remate, sino uno de marca reconocida mundialmente, del que nos sintiéramos orgullosos de tener el placer de jugar con una pelota igual al que usan los futbolistas profesionales.
Y el día que ese padrino nos mostró el balón, nuestras expectativas no fueron defraudadas, era una pelota de la marca más reconocida, nosotros vimos ese balón brillar en un aura celestial, pero antes de poder tener el honor de jugar con ese balón, debíamos antes hacer una cosa sencilla y ceremonial, es decir desfilar con nuestro padrino y nuestro nuevo balón.
Recuerdo que el día en que nos hicieron desfilar con esa pelota cara, mis compañeros ambicionábamos ya jugar con ella. Desfilamos ante el público con ese trofeo en nuestras manos, ya nos veíamos jugando como en las grandes ligas. Momentos previos, cada uno quería tocarla, sentirla rebotar, sentir su livianez, su precisión y su perfección. Y llegó el desfile, y desfilamos y al final, y cuando al fin deberíamos ya ir a pelotear con ese balón, vi a un profesor con una gran bolsa, donde exigía que todos los balones sean colocados en él, ¡¡¡nos estaban obligando a renunciar a lo que nos pertenecía.!!!
Vi aterrado y con furia en los ojos como éramos obligados a renunciar de nuestro derecho de utilizar algo que habíamos ganado, algo que nos pertenecía, el colegio nos arrebataba ese trofeo, y lo más seguro es que nunca tendríamos la oportunidad de jugar con ese balón, sino estaría reservado solo a la élite deportista de ese colegio, y a nosotros nos tocaría una baratija que tanto habíamos querido evitar.
Vi entonces que la esencia del anarquismo ya corría en mis venas sin que yo lo supiera, pues en ese momento ya se perfilaba mi odio hacia la autoridad, aún no sabía que ese odio a la autoridad se llamaba ANARQUÍA, y que Bakunin ya había dado una base filosófica a eso. Pero sin saberlo ya era un anarquista, pues lo tomando en cuenta lo dicho por Sébastien Faure:

“Cualquiera que niegue la Autoridad y luche contra ella es un Anarquista”.

Mi espíritu libertario y desobediente por lo establecido y por la gran injusticia que se me había hecho a mí, junto a mis compañeros, me obligó a sentir que debíamos recuperar lo que se nos había arrebatado.
Busqué entre mis compañeros a aquellos más traviesos, más avispados, rebeldes y palomillas, a aquellos que se halagaban de ser los más temerarios, para con su ayuda perpetrar un golpe a esa institución educativa y tiránica,  instrumento del estado para adoctrinar nuevos obreros, y privarnos de libertad de pensamiento. Busque a cuatro, y les dije que irrumpiéramos al colegio, y recuperáramos esos balones.

Ellos, excitados por la aventura dijeron estar dispuestos a todo. Yo como el planificador, recuerdo que en las noches iba a practicar básquet en la loza del colegio, en ese entonces el vigilante nos dejaba entrar si era para algo como eso. Yo fui con un primo que desconocía que mis intenciones, era solo para no hacer sospechoso mi actitud. Mis intenciones eran estudiar los movimientos del vigilante y su rutina, ver el ámbito del colegio por la noche, ver el salón donde estaban guardados los artículos deportivos, y con esa información, gestar un plan.
Había inspeccionado previamente el lugar y el armario donde se guardaban los balones.

El salón donde estaban los artículos deportivos, estaba cerrado solo con un candado viejo y una puerta de no tan buen estado, uno de mis compañeros dijo que sabía cómo abrir un candado ya viejo, él ya lo había hecho con anterioridad, sus antecedentes delictivos lo hacían vital en el grupo.
El aula se hallaba en un pabellón al fondo del colegio, y el pabellón estaba todo iluminado por las noches, así que para perpetrar el golpe deberíamos dejar en oscuridad aquel pabellón, para que la sombra nos escudara en nuestro avance hacia el salón del botín ocultos por la obscuridad.
Fui un día, y rompí mientras se descuidaba el guardián, todas las luces necesarias para dejar en tinieblas una sección clave del pabellón por el que nos podríamos escabullir sin ser vistos en la obscuridad.
Conocía la burocracia del colegio, demorarían por lo menos tres días en reparar o cambiar esas luces.
Por lo que debería ser la operación al día siguiente.
Ya sabía los movimientos del vigilante, era tan predecible, ya antes de lo que quería hacer, lo conocía muy bien, él era un hombre ya anciano como 65 a 70 años, todos le temían porque era el típico viejo cascarrabias que odiaba a los jóvenes. Yo recuerdo que era un viejo despiadado cuando en hacer cumplir las medidas disciplinarias de la vil directora se trataba. El ya murió hace años, sin embargo aún vive el recuerdo de su crueldad. El hecho es que había previsto tres posibilidades en su reacción en caso de descubrirnos, yo había previsto una única acción para sus posibles reacciones.

Esta operación se ejecutaría con una cuadrilla de cinco miembros.
Un chico sería nuestro campana número uno, se quedaría sobre el muro del colegio a observar si por algún motivo el vigilante al descubrirnos  y por miedo a intervenir, llamaba a la policía. Ese chico vigilaría la única calle por el que la policía podría llegar, su aviso nos daría casi cinco minutos para escapar, llevaría una  linterna, y habíamos ensayado un código de luces para que se comunique en la oscuridad y en silencio. En caso de ver llegar a la policía, nos avisaría y cada uno rompería filas antes siquiera que la policía ingresase al colegio.
Otro chico, sería nuestro campana número dos, estaría con nosotros y seria el centinela, encargado de vigilar al guardián del colegio, y mantener comunicación de luces con el campana uno, que estaría vigilando desde el muro. Sería él quien leería la señal, el nexo entre el campana número 1 y nosotros, y sería él quien vigilaría desde un rincón oscuro al guardián del colegio.
Otro, nuestro campana tres estaría vigilando y reguardando el lugar del escape, armado con una resortera y un bate para emboscar y neutralizar al guardián en caso nos descubriera y se lanzara en nuestra persecución, tenía buena puntería y una descomunal fuerza adquirida en el campo, si alguien nos persiguiera, correríamos por un sendero, y el simplemente lo golpearía por sorpresa emboscándolo al pasar por su ubicación.
Y aquel compañero, el que tenía antecedentes delictivos, se encargaría de abrir el candado, y yo junto a él, seríamos los que sacaríamos los balones y los llevaríamos en sacos. Luego de esto, y teniendo los balones, correríamos hacia la salida y el chico campana tres, que resguardaría la salida seria quien nos guiaría por el bosque hacia el refugio temporal a los balones que previamente habíamos preparado. Esconderíamos las pelotas mientras las investigaciones terminen, y no haya problema en usar públicamente nuestro botín.
Les dije en clase que al caer la noche del día D a la hora H nos reuniéramos en el punto X, implementados con ropa negra, capuchas, linternas, sacos, barretas y bates, y que a partir de ahí ejecutaríamos la Operación Urano.
Todo era perfecto, todos llegaron a la hora y al lugar, pero vi algo extraño en sus rostros, no era excitación ni arrebato, ni emoción, ni deseos de venganza, en cambio lo que vi en ellos fueron dudas, nerviosismos, temores, flaqueos, les miraba dudar, ya no veía el entusiasmo brillar en sus ojos.

Dijo uno:
 -¿Es necesario? Pero los profesores igual nos darán a usar una pelota para jugar, aunque no sea la nuestra.
-Pero al aceptarlo-respondí- implícitamente estaremos renunciando a nuestro derecho ganado. Camarada debes darte cuenta que al aceptar un balón de inferior calidad, estaremos legitimando la injusticia que se nos ha infligido.

Otro dijo:
-Pero siempre se ha sido así.

- Claro camarada compañero, siempre se hizo así, pero es nuestro momento de romper ese ciclo que nos ha vuelto pasivos a siempre acatar las disposiciones de los que se creen con el derecho de decidir por nosotros y moldear nuestro pensamiento y nuestra conciencia, es momento de dejar que otras personas sin la moral, ni la inteligencia ni la capacidad de hacerlo, decidan por nosotros.

Opinó el tercero:
- Pero si nos atrapan nos expulsarán y nos recluirán en Maranguita.

- Por supuesto que si camarada. Aceptamos luchar por una causa justa, una causa que está muy por encima de cualquier dogma, nuestra causa es como un sol que ilumina nuestro proceder, y esa causa es tan poderosa, que nos infunde fuerzas para soportar las penalidades de la lucha,  y hace emerger de nuestro corazón la vitalidad necesaria; pero al mismo tiempo aceptamos las consecuencias de nuestra lucha, todo revolucionario lucha por un ideal, por un objetivo y por una causa, y al hacerlo conscientemente asume el riesgo de la represión del sistema contra el que pelea. Sabemos obviamente que el sistema no caerá sin luchar, pero si tenemos fe en nuestra causa seremos nosotros quienes venceremos al final.

Opinó el último:
-Tal vez si dialogamos con la directora nos devolverá nuestro balón.

-No camaradas, la directora es un peón del sistema, no torcerá su brazo contra jóvenes rebeldes como nos considera; dialogando no lograremos nada, entiendan que se dijo una vez que “la violencia es el único medio de lucha, y la sangre el carburante de la historia”.

Mis argumentos no hicieron efecto en ellos, comenzaban a mirar la calle por donde vinieron, les veía querer dar pasos atrás.

-Vamos, les dije, solo hacemos justicia, queremos recuperar lo que nos pertenece, ellos no saben lo que pasé para conseguir ese padrino, ellos no saben cuánto somos merecedores de poseer esa pelota, nuestra causa es legítima, somos las victimas nosotros, nuestros deseos deben prevalecer sobre nuestras imposiciones, somos rebeldes, somos jóvenes visionarios, somos soñadores de un mundo mejor, somos de arranque, venzamos ese miedo, aventurémonos, miren que si seguimos el plan, nada saldrá mal, si todo falla, podremos huir sin que caigamos, pero no digamos que no lo intentamos, no retrocedan ni un paso más. Ni un paso atrás, ese debe ser nuestro eslogan. No debemos retroceder. En el futuro sintámonos orgullosos de haber desafiado las reglas, protagonicemos ahora mismo una historia que se convertirá en leyenda, seamos los chicos que irrumpieron al colegio y recuperaron lo que les fue arrebatado de las manos, pero no quedemos solo en un tal vez… vamos amigos seamos valientes, el miedo es natural, hasta yo lo tengo, pero una persona valiente no es aquel que no tiene miedo, una persona valiente es aquel que a pesar de su miedo, no da marcha atrás, alguien valiente es más fuerte que su miedo, tenemos miedo, pero seamos más fuerte que él. Somos un equipo, sabemos lo que tenemos que hacer, pero no den marcha atrás. No retrocedan ahora que estamos tan cerca.

Y todos ellos comenzaron a retroceder. Al último momento se acobardaron y echaron por los suelos mi plan y se fueron retirando uno a uno, cada uno llevando consigo sus linternas, sus bolsas, sus resorteras, y sus barretas, se iban alejando dejándome atrás, todos volteaban a verme, y ante mi mirada inquisidora, continuaban en su retirada. Uno a uno se fue retirando del lugar, y me di cuenta en un momento que estaba solo, el golpe debía hacerse en equipo, como en el futbol, y mi voluntad no bastaba si estaba solo. Mis ojos se humedecieron, y no tenía más que hacer, salvo retirarme también del lugar.
No eran anarquistas, eran chicos aun, pero ya estaban adoctrinados para ser ciudadanos y subyugarse al estado y sus normas, el colegio había cumplido su objetivo de adoctrinarlos a nunca desafiar a los que dirigen nuestras vidas, aquellos ya se habían convencido que estaban destinados a pasar los restos de sus días como una hormiga obrera cuyo individualismo quedaría sepultado entre las masas… y en aquel momento sentí odio y repulsión de estar rodeado de cobardes que no se atrevían a desafiar las normas establecidas, que pasivamente acataban las disposiciones de los poderosos sin ni siquiera luchar.
A lo mucho solo se indignaban como aquellos, pero nunca hacían algo por querer cambiar algo, sentían miedo con solo pensar en oponerse, no los culpaba por sentir miedo porque el miedo lo sentía hasta yo, pero yo, impulsado por mis ideales no me dejaba vencer por el temor, sino que con el miedo en mi corazón y hasta veces aterrado, era capaz de seguir adelante. El ideal Anarquista era aquel motor que me impulsaba a seguir adelante sin importar los obstáculos que tenía enfrente. Pero ese idealismo no estaba en ellos, sin ideales no tenían esa fuerza motriz en su espíritu que como a mí me impulsaba a seguir adelante, y ante el miedo, se desvanecían, se resquebrajaban, nada les impulsaba a seguir, y retrocedieron, porque pensaron que está bien lo que los poderosos dicen que está bien aunque instintivamente cada uno sabía que estaba mal.
Estaba a punto de convertirme en delincuente, y me di cuenta que los delincuentes no son más que anarquistas brutales, ellos sin saberlo, llevan la anarquía en sus venas, rechazan la influencia del estado en sus vidas y luchan contra él, rompiendo sus reglas, saboteando sus logros, pero con un fin egoísta…
Pero era vano convencerles, no se puede ofrecer la libertad a un esclavo que no quiere dejar su esclavitud porque está acostumbrado a ser solo un peón más.
Que lastima me dieron, fui a mi casa ese día, y lloré de rabia, no podía recuperar mis balones yo solo, esos compañeros en apariencia temerarios, eran cobardes, solo eran una pantalla nada más, y yo era un solitario con sangre revolucionaria, que reprimía su deseo de luchar.

Ahora no sé qué hubiera pasado si ellos no se hubieran acobardado, tal vez habríamos hecho historia en el colegio, nos habríamos convertido en leyenda, o tal vez no sé, nos hubieran detenido, aunque juzgando mi plan perfecto era improbable.

Pero creo que si lo hubiéramos hecho, aquí hubiera podido contar algo diferente a lo que sucedió esa noche.

Al día siguiente, corrieron rumores de que ciertos vecinos vieron reunidos a cinco individuos sospechosos no identificados vestidos de negro, con capuchas, sacos, barretas y linternas, tal vez coordinando un golpe, y esos vecinos temiendo algo, habían llamado a la policía, y que cuando llegó la policía esos individuos ya no estaban, y entonces la policía comenzó a patrullar el barrio entero buscando a esos cinco sospechosos, sin encontrarlos. Y que esa semana la directora del colegio, había mencionado en la formación del viernes sobre un “acto vandálico” de un estudiante aún no identificado, responsable de romper las luces de todo un pabellón, amenazando con aplicar las más tiránicas medidas disciplinarias cuando se descubriese al culpable, quien hasta el día de hoy sigue siendo un misterio.

lunes, 28 de mayo de 2018

EL BOSQUE DE LA ILUSION


Perdido en la confusión, una imensa jungla de dudas
de esperanzas imposibles pero tiernas
Debo aprender a salir del bosque de la ilusión

martes, 20 de marzo de 2018

PRINCIPIO COSMOLOGICO




¿Crees que eres únic@, que eres especial, que eres el ser más importante del mundo, que sin ti nada sería igual? ¿Crees que tus pensamientos y deseos son tan poderosos que pueden canalizarse e inducir al universo a complacerte?

Te tengo malas noticias.

Baja de las nubes. Deja de creerte especial. No eres nadie, Nadie es especial, Todos somos unos Parguelas, Es inútil, nada importa, Al universo le suda nuestro bienestar.
Nuestras insignificantes vidas de simios en comparación con la inmensidad del universo, no valen nada. La mera existencia es sufrimiento.
Nadie existe a propósito, nadie pertenece a ningún lugar, todos vamos a morir, ven a ver la televisión.
Nada tiene significado, nada significa nada, pero no estoy del todo de acuerdo con ello, aunque sé que todo lo anterior es cierto, porque el pensamiento de que nada significa nada, por más exacto que sea, no nos va a llevar a ningún lado. El planeta está muriendo, el sol, explotando, el universo se está enfriando, nada va a importar, mientras más atrás miremos más perdurara la verdad.
Pero cuando haces zoom a la tierra, cuando te enfocas en tu familia, en un ser amado, cuando te enfocas en un cerebro humano, en una niñez y experiencias, encuentras todas esas cosas que en verdad importan.
Más allá de hacer cualquier juicio moral, ten en cuenta que al final del día, cuando ya se haya acabado la fiesta, nos hace falta alguien en quien reposar los brazos, y quien nos alivie los golpes de la vida, alguien con quien compartir el final del camino.
En definitiva, aunque al universo no le importemos, tener a quien amar, hará llevadero nuestro existir, el sufrimiento propio de nuestra existencia, será adormecido teniendo a alguien a quien amar.
 Y aprender a amar, a permitirse entregar el corazón, ahí donde la razón no ocupa ningún lugar, es un desafío que muchos no quieren afrontar. Hace falta que sin la lógica aplicada, entendamos que importante es abrirse al otro y permitir que él también nos abrigue con las alas del amor. No todo en la vida es a base de cálculo y lógica, a veces vale la pena apostar ciegamente al amor.

Sé que has sufrido bastante, tal vez muchas veces te han roto el corazón cuando has entregado todo sin ser retribuid@, y te han pagado mal por todo lo que has dado, y a cambio, no recibiste más que lo aceptable, tal vez hasta ni siquiera un mínimo porcentaje de todo lo entregado, puede ser que con uno o dos golpes has perdido la fe en el amor, el dolor que has sentido ha sido suficiente para resignarte. Los golpes, caídas, las lágrimas, el dolor, el sufrimiento. Las punzadas constantes en el corazón tal vez te haya disuadido de seguir intentándolo, de abrazar la soledad en lugar de seguir intentando encontrar aquél misterio llamado amor… Pero tengo que decirte algo, el Amor no es algo que está ahí, en algún lugar esperando, al que solamente puedes alcanzar sólo con estirar la mano y cogerlo. Encontrarlo es el gran reto de nuestra existencia, su búsqueda es una travesía que el universo nos pone para que podamos alcanzar aquel premio, para que podamos hacer llevadero toda la vicisitud que va a estar ligada nuestra existencia. Sobrellevar esta existencia es pesado, pero alguien a quien amar y besar al final del día, alivianará ese peso.
Pero así como mientras más grande haya sido el dolor, las decepciones y el sufrimiento por buscarlo, mucho más grande será la recompensa por haberlo encontrado; el gran reto de nuestra existencia es la conquista de nosotros mismos, es hallar aquella persona que nos va a complementar.
Y si, La búsqueda del amor, es un laberinto de camino espinoso, muchas veces te puedes equivocar de camino y salir lastimado, pero la única manera de avanzar es dejando el pasado atrás, y no dejar de caminar.

domingo, 4 de marzo de 2018

CUESTIONAMIENTO CONSTANTE


      A veces despierto, y aun es de madrugada, otras ya hace mucho tiempo que amaneció, no siempre duermo lo suficiente, a veces poco, a veces demasiado, pero sin embargo, hay un cuestionamiento constante en cada despertar, ¿y si llegara un día en que nunca más despierte?
Si la conciencia te atormenta, aprende a extirparla, dice una voz, si el dolor te mata aprende a vivir con ella, la negación puede ser mala, pero a veces necesaria para hallar la paz, aprender a no ser consiente que morimos por dentro, nos ayuda a seguir viviendo por fuera, a sentir la calma que afanosamente intenta de alejarse de nosotros.
      A veces, siendo de madrugada, o una noche común y corriente, tratando de no mirar más el caos que los humanos creamos, echo un vistazo al firmamento.
Las estrellas son las únicas fuentes de luz que alumbran mis miedos, ellas están cerca mío todo el tiempo, y aunque no las pueda ver, sé que están allá, luchando como yo, contra la obscuridad que cierne el vacío, en la inmensidad de lo inconmensurable, luchando contra la entropía del universo, pero al final, como todo, terminarán muriendo. Pero lo bello de la existencia, es que es cíclica, las estrellas moribundas darán vida a quizás a nuevas estrellas y planetas, o quizás terminarán colapsando en un agujero negro que se convertirá en la analogía de la muerte cósmica.
      Pero yo, no deberé cerrar el círculo, mi cuerpo debe ser dador de vida, morir y ser enterrado en un bosque, que sobre mi tumba sea sembrado un árbol, de profundas raíces y frondosa copa, donde las aves construyan sus nidos, y a donde las abejas vayan a recolectar el néctar de las flores, un árbol donde las hormigas caminen, y donde los animales o alguna persona encuentre sombra y cobijo, un árbol que recicle mi parte corpórea, mientras mi alma, bueno, no estoy seguro que pasará con ella, o si no es una ilusión, o solo algo que está directamente ligado a mi cuerpo, que al morir, mi alma dejará de existir, como un programa de computadora, que al descomponerse la máquina, el software morirá con ella.
      Pero también, a pesar de todo lo malo que nos toca vivir, hay algo que es innegable, puede que la muerte sea un enigma, como una singularidad, pero la vida es hermosa, y el hecho de tener que lidiar con la muerte, con ese final del camino, hace que su brevedad sea hermosa, pensar en la vida sin que exista la muerte debe ser peor de frustrante, como se decía que los Dioses Griegos, envidiaban a los mortales, porque los observaban tan frágiles, y cualquier eventualidad podía acabar con ellos, y ser conscientes de ello les hacía aprender a valorar cada cosa del mundo, mientras que ellos, los inmortales, conscientes de que no gozaban del fin de su existencia, estaban condenados a ver pasar frente a si a generaciones tras generaciones de hombres que nacían y morían, y en su aburrimiento, solo les quedaba, usando al destino para entretenerse viendo como los mortales pasan pericias, que a fin de pasarlas, o morían en el intento, o sobrevivían, pero que a pesar de todo, en algún momento también morirían. La muerte era lo único ajeno a los dioses, por eso nos miraban con envidia.
      La vida y la muerte son dos estados de la existencia, sin vida no hay muerte, y sin muerte no nace nueva vida, aprender a amar la vida, y a no temerle a la muerte nos llena de paz interior, puede que todo tenga un propósito, o tal vez nada lo tenga, y sea ésta nuestra oportunidad de ser protagonistas de un único lapso de tiempo que tenemos de estar vivos, ser felices y disfrutar, porque después de nosotros, le tocará a alguien más gozar de la experiencia de la vida.

miércoles, 28 de febrero de 2018

SENTIMIENTO CÓSMICO


¿Podría un ser incorpóreo ser parte de esta realidad Materialista e influir y tomar parte en los sucesos que en ella acontecen?

¿Qué necesidad hay de que ese ser o entidad esté presente en la existencia de seres inferiores como nosotros?, y de ser así ¿tuviera alguna finalidad o simplemente somos una mera diversión?, ¿seremos acaso simplemente una mascota de ellos, como en un cósmico Hormiguero seremos acaso seres que llevamos nuestra vida sin saber que solamente somos parte del experimento por algo más allá de nuestra comprensión, del que no llegamos a percibir en su totalidad y del que no somos conscientes de su existencia?

Y nosotros aquí, arrogantes egocéntricos, indiferentes ante lo que ocurre a nuestro alrededor no somos capaces de mostrar simple empatía hacia aquellos seres que son como nosotros, a quienes podemos percibir palpar y sentir como nosotros, nuestros camaradas de hormiguero, otros seres humanos, quienes son para nosotros más real que cualquier cosa del que dudamos de su existencia o del que no podamos saber si en realidad está ya existiendo mirándonos y riéndose de nuestra patético actuar en este mundo.

Pero si existe algún atisbo de realidad en este abstracto caos universal, si hay algo que puede ser intenso y que a pesar de que no podemos comprender en su totalidad, quizás sea aquel nexo que nos une a otra persona, aunque con esa persona a las que nos une, ni siquiera tengamos algún tipo de vínculo, y ese algo, ese nexo que nos concatena hacia otros es el amor, amor sí, el amor si es cuantificable, es la única cosa que nos conecta con otros seres humanos aunque quizás no sean compatibles del todo con nosotros.

No importa las definiciones o como quieran teorizar sobre su naturaleza o sobre lo que es en realidad, los eruditos siempre tratarán de explicar lo que no comprenden. El ser humano aún con todo su conocimiento en la ciencia no llega explicarse como la vida, hasta el más simple y básico organismo pudo surgir del caos y de la nada, pero a pesar de eso solo hay una única verdad

Solo el amor nos motiva a hacer sacrificios, a aferrarnos a la vida, a luchar por ella, presionando por sobrevivir el mayor tiempo posible frente a la muerte, incluso si ello significa dolor y sufrimiento, el amor da sentido a esa lucha, a que sigamos aferrados hacia la vida, o hacia alguien, dejamos de ser egoístas, y peleamos contra la muerte y las adversidades de la vida, por el bienestar de alguien más, solo entonces ponemos al ser amado en un pedestal encima del nuestro, atamos nuestra felicidad a la felicidad y bienestar de ese alguien más, sea padre, madre, hijo, pareja, amigo, cuando el amor es real, pensamos en un nosotros más que en un Yo.

Sólo así las sociedades prosperaron, solo así la humanidad evolucionó, bajo la fuerza que infunde el amor, la emoción más poderosa del mundo, que ha quedado inmortalizado en la Pasión de Cristo, aquel que por amor a la Humanidad, aceptó llevar el flagelo del sufrimiento y la muerte.

El amor, es la base de la sociedad, la naturaleza quizás nos programó a que actuemos así, o Dios o aquella entidad a la que no conocemos, ha condicionado nuestro actuar según a un sentimiento poderoso que nos infunde a necesariamente estar con alguien, dándose cuenta que solos, nunca prosperaremos, y que en sociedad, seremos invencibles como especie, por tanto es menester algo que nos empuje a huir de la soledad y querer estar con alguien más, y efectivamente, el amor entre dos personas forma una familia, y el conjunto de familias forjó una sociedad, y las sociedades en su conjunto levantaron la civilización en la que vivimos, así, el átomo de las sociedades, el elemento indivisible, el ente unificador del mundo, es el amor.

No importa cuántas eras la humanidad evolucione, no importa cuántos desarrollos tecnológicos como civilización alcancemos, siempre el amor será una presencia omnipresente y cada decisión tomada por el ser humano, por más compleja que pueda parecernos siempre estará influida por el amor, por el deseo de mantener a salvo a nuestros seres queridos y a nuestra descendencia y por ende a la preservación de nuestra especie.

Después de todo ¿sería lógico pensar o imaginar que éste actuar, ésta manera en que reaccionamos y estamos dispuestos a sacrificar todo por preservar la vida, no sea algo determinado o condicionado en nuestra naturaleza por algo más allá de nuestra comprensión?
No importa, solo el amor, es aquello que nos permite apreciar la vida aun en sus momentos más obscuros, más trágicos, cuando todo va mal, aferrarnos a algo es lo que quizás nos da sentido a existir, y aquellos versos de Dylan Thomas, así me lo recuerdan, cada vez que siento que todo se me viene abajo..
No entres dócilmente en esa buena noche
la vejez debe arder y delirar al final del día
rabia, rabia contra la luz en su agonía

El sabio en su fin ve justas las noches
pues su palabra no dejó la marca que debía
no entra dócilmente en esa buena noche

sábado, 30 de diciembre de 2017

SILENCIO

Desearía acallar a este silencio, opacador de las calmas aguas de mis pensamientos discurrentes hacia la serenidad, pero me apabulla, el silencio me ensordece hasta quitarme las ganas de existir, de soñar, como una malvada liana me enreda de los pies y me arrastra hasta el fondo del abismo, y nada me puede ayudar, quizás escuchando una voz, una única voz podría disolver esa mano invisible que no me deja existir, cuyas manos las siento oprimiendome el cuello hasta estrangularme.  

Quizás solo un susurro diciendo mi nombre, y ese monstruo sofocador se desvanezca en el aire. El silencio reina, impera, y una sola palabra pronunciada por una sola persona puede rescatarme del abismo donde soy prisionero. 

jueves, 21 de diciembre de 2017

JUNTOS


Hacerte parte de algo esencial, sustancial, compañero de vida eterno, jubiloso deber el juntos buscar la felicidad en fiel compañía del otro, ser eternos caminantes de este sendero espinoso llamado vida.

Y mientras caminemos, nos toparemos con personas que, sentados al lado del gran camino injuriosamente nos señalaran, y tal vez nos criticarán y de lejos nos dirán que vamos mal, nos apedrearán, y querrán indicarnos el camino correcto sin ellos nunca atreverse a recorrer el camino que andamos. No deberán importar sus palabras, deseos o consejos, si ni siquiera se toman la molestia de dejar sus inmóviles asientos, y aventurarse a caminar.

Y mientras los dejemos atrás a aquellas voces pesimistas, llegaremos a tramos obscuros y tormentosos que nos obligará a, mientras pase todo, ocultarnos por un momento, pero solo temporal, porque una vez puesta la tormenta, debemos retomar el camino que nunca debemos abandonar, ninguna tormenta con su furia es duradera, ninguna noche venció a un amanecer.

Y aunque juntos estemos atravesando el infierno, y la esperanza se pareciera desvanecer, así juntos y de la mano, no debemos dejar de seguir caminando.

Elijamos permanecer juntos pase lo que pase, caminar sin detenernos y sin separarnos, hasta llegar al final de este camino, de esta vida, que no importa a donde la vida nos lleve, si la vivimos juntos y la camino contigo.

lunes, 27 de noviembre de 2017

DORMIR YA NO ES UN DESCANSO


Que triste es ver a la vida
a través del cristal del desamor
ver con contraste gris al día
a pesar que el radiante sol brilla
a pesar que el celeste cielo
dominante está en el firmamento
y que fría se siente la brisa
aun al medio día cálido

Todo es blanco y negro
los colores han perdido sus matices
y mi alma la alegría de mis días

Solo conozco tristeza en mi espíritu
el dolor me está moldeando
el dolor me está reforzando
No fue buena idea jugar a enamorarme
la primera vez que lo hago
no fue un sueño, no fue un juego

Mi corazón arde en tristeza
esperando tu llamada, oír tu voz
tanto he llegado a amarte
que ya amarte me duele tanto

Dormir ya no es un descanso
despertar a mitad de la madrugada
y verme solo, llorar al no tenerte
al darme cuenta que solo te soñé

te amo tanto que mi alma muere
Quiero amarte y tenerte a la vez
que estés siempre junto a mi
nunca irme de tu lado
amarte siempre y solo a ti

¿qué hay más allá de dónde se oculta el sol?
Más lugares que podemos juntos explorar,
seguiremos al sol, a donde vaya,
y si le perdemos el paso, no importa,
siempre volverá a salir tras nosotros.

Mi amor que hay en mi corazón
infinito es y te daré una parte de él
mas cuando se Habla del infinito
hablar de una parte es hablar del todo

miércoles, 25 de octubre de 2017

CAMINEMOS


Caminemos por el mar, mirando el atardecer, hablando trivialidades y riendo de lo absurdo de existir, soñando con un futuro por construir, encendamos un cigarrillo y miremos al atardecer, viendo a nuestra estrella más cercana ocultarse del día y abrir paso al anochecer, caminemos en la obscuridad, rocemos nuestros dedos temerosamente, y luego cojamos nuestras manos tan fuertes como nuestros sentimientos ocultos, busquemos la sombra más oscura, y deja que estampe en tus labios, un beso mío.

Discutamos un rato, encendamos la polémica, contemos historias y expongamos nuestros ideales, entablemos un debate, dejemos que la pasión brote de nuestro ser, pero no dejemos de mirar nuestros ojos encendidos, y ver la ternura que encierran recíprocamente nuestras miradas.
Dejemos llevarnos por el presente, olvidemos el pasado y no tomemos en cuenta al futuro, el presente pronto se desvanecerá y solo nos tendremos en nuestros recuerdos. No reprimas lo que sientes, que tampoco lo hago yo, mira que nadie observa, mira que a nadie le importa, salvo a nuestros corazones que palpitan sin medir intensidad.

/