sábado, 30 de diciembre de 2017

SILENCIO

Desearía acallar a este silencio, opacador de las calmas aguas de mis pensamientos discurrentes hacia la serenidad, pero me apabulla, el silencio me ensordece hasta quitarme las ganas de existir, de soñar, como una malvada liana me enreda de los pies y me arrastra hasta el fondo del abismo, y nada me puede ayudar, quizás escuchando una voz, una única voz podría disolver esa mano invisible que no me deja existir, cuyas manos las siento oprimiendome el cuello hasta estrangularme.  

Quizás solo un susurro diciendo mi nombre, y ese monstruo sofocador se desvanezca en el aire. El silencio reina, impera, y una sola palabra pronunciada por una sola persona puede rescatarme del abismo donde soy prisionero. 

jueves, 21 de diciembre de 2017

JUNTOS


Hacerte parte de algo esencial, sustancial, compañero de vida eterno, jubiloso deber el juntos buscar la felicidad en fiel compañía del otro, ser eternos caminantes de este sendero espinoso llamado vida.

Y mientras caminemos, nos toparemos con personas que, sentados al lado del gran camino injuriosamente nos señalaran, y tal vez nos criticarán y de lejos nos dirán que vamos mal, nos apedrearán, y querrán indicarnos el camino correcto sin ellos nunca atreverse a recorrer el camino que andamos. No deberán importar sus palabras, deseos o consejos, si ni siquiera se toman la molestia de dejar sus inmóviles asientos, y aventurarse a caminar.

Y mientras los dejemos atrás a aquellas voces pesimistas, llegaremos a tramos obscuros y tormentosos que nos obligará a, mientras pase todo, ocultarnos por un momento, pero solo temporal, porque una vez puesta la tormenta, debemos retomar el camino que nunca debemos abandonar, ninguna tormenta con su furia es duradera, ninguna noche venció a un amanecer.

Y aunque juntos estemos atravesando el infierno, y la esperanza se pareciera desvanecer, así juntos y de la mano, no debemos dejar de seguir caminando.

Elijamos permanecer juntos pase lo que pase, caminar sin detenernos y sin separarnos, hasta llegar al final de este camino, de esta vida, que no importa a donde la vida nos lleve, si la vivimos juntos y la camino contigo.

lunes, 27 de noviembre de 2017

DORMIR YA NO ES UN DESCANSO


Que triste es ver a la vida
a través del cristal del desamor
ver con contraste gris al día
a pesar que el radiante sol brilla
a pesar que el celeste cielo
dominante está en el firmamento
y que fría se siente la brisa
aun al medio día cálido

Todo es blanco y negro
los colores han perdido sus matices
y mi alma la alegría de mis días

Solo conozco tristeza en mi espíritu
el dolor me está moldeando
el dolor me está reforzando
No fue buena idea jugar a enamorarme
la primera vez que lo hago
no fue un sueño, no fue un juego

Mi corazón arde en tristeza
esperando tu llamada, oír tu voz
tanto he llegado a amarte
que ya amarte me duele tanto

Dormir ya no es un descanso
despertar a mitad de la madrugada
y verme solo, llorar al no tenerte
al darme cuenta que solo te soñé

te amo tanto que mi alma muere
Quiero amarte y tenerte a la vez
que estés siempre junto a mi
nunca irme de tu lado
amarte siempre y solo a ti

¿qué hay más allá de dónde se oculta el sol?
Más lugares que podemos juntos explorar,
seguiremos al sol, a donde vaya,
y si le perdemos el paso, no importa,
siempre volverá a salir tras nosotros.

Mi amor que hay en mi corazón
infinito es y te daré una parte de él
mas cuando se Habla del infinito
hablar de una parte es hablar del todo

miércoles, 25 de octubre de 2017

CAMINEMOS


Caminemos por el mar, mirando el atardecer, hablando trivialidades y riendo de lo absurdo de existir, soñando con un futuro por construir, encendamos un cigarrillo y miremos al atardecer, viendo a nuestra estrella más cercana ocultarse del día y abrir paso al anochecer, caminemos en la obscuridad, rocemos nuestros dedos temerosamente, y luego cojamos nuestras manos tan fuertes como nuestros sentimientos ocultos, busquemos la sombra más oscura, y deja que estampe en tus labios, un beso mío.

Discutamos un rato, encendamos la polémica, contemos historias y expongamos nuestros ideales, entablemos un debate, dejemos que la pasión brote de nuestro ser, pero no dejemos de mirar nuestros ojos encendidos, y ver la ternura que encierran recíprocamente nuestras miradas.
Dejemos llevarnos por el presente, olvidemos el pasado y no tomemos en cuenta al futuro, el presente pronto se desvanecerá y solo nos tendremos en nuestros recuerdos. No reprimas lo que sientes, que tampoco lo hago yo, mira que nadie observa, mira que a nadie le importa, salvo a nuestros corazones que palpitan sin medir intensidad.

sábado, 2 de septiembre de 2017

EL MISTERIO MÁS GRANDE

Durante nuestra vida nos maravillamos, como biólogos hemos logrado ver cosas cada vez más pequeñas, y como astrónomos hemos logrado ver más lejos de la oscuridad del cielo, atrás en el tiempo y ahora en el espacio. Pero tal vez lo más misterioso no es lo pequeño ni lo grande: Somos nosotros  de cerca.

¿Nos reconoceríamos a nosotros mismos?, y de hacerlo, ¿nos conoceríamos? ¿Qué nos diríamos a nosotros mismos? ¿Qué aprenderíamos de nosotros?, ¿que nos gustaría ver si estuviéramos fuera de nosotros mismos, mirándonos?

domingo, 27 de agosto de 2017

DIOS

Cuando rezamos, evocamos la intervención de un Dios al que no comprendemos, la mayoría de personas cree conocer a la versión de ese Dios idealizado por la religión que profesa y a través de la cual se le fue presentado, ese Dios ha sido llamado por muchos nombres, Yavhé, Alá, Zeus, Ra, Vishnú, cada versión de ese Dios fue idealizado y representado de diferentes maneras según la cultura donde fue creada la religión en que nació. La religión fue usada como instrumento de control e instrumento político para los distintos fines de las élites gobernantes, con la cual les fue posible subyugar a los hombres de una jerarquía inferior, y al servicio del poder de facto.
Pero Dios, el verdadero Dios, es un ente aún no comprendido, un ente desconocido para el entendimiento limitado de los humanos, alguien que se ha manifestado ante los hombres de diferentes tiempos y culturas, pero que no ha sido comprendido dada su complejidad y la limitada percepción de la realidad por parte de los humanos, no es descabellado notar las cualidades humanas que los hombres le han conferido a esa Deidad, ese Dios, del cual desconocemos su verdadero nombre y su naturaleza, quizás no es el tirano que según las religiones nos prohíbe hacer esto o aquello, no está en contra del amor verdadero, no nos prohíbe matar ni tener sexo, pero nos regaló la conciencia de nuestra existencia y nuestro ser, y nos regaló la capacidad de darnos cuenta por nosotros mismos de qué es lo malo y qué es lo bueno, según lo que nos haga sentir plenos y satisfechos con nosotros mismos.
Amar nos llena de plenitud, el asesinato nos llena de remordimiento, es nuestra conciencia lo que nos dicta lo correcto, Dios no nos lo prohíbe, así como el amor no está prohibido, pues depende de nosotros mismos el amar o el no amar, ¿A qué se inclinará naturalmente una persona con conciencia plena?
Dios es amor, el Dios verdadero, no el dios de las Religiones que es parcialmente  explicado.
Cuando el hombre no podía ver más allá de lo que sus ojos le permitían, creían que Dios estaba en el cielo, cuando pudimos ver más allá de las estrellas, seguimos sin encontrarlo, antes bien quedamos sorprendidos por la vastedad del espacio, y absortos por nuestra insignificancia frente a un universo igual de desconocido.

¿Dónde está Dios?, Dios está presente en todos lados, es la fuerza que mantiene en equilibrio el todo, puede que no tenga una forma comprensible, pero tiene conciencia, es el que gobierna el Todo. Dios es amor, no discrimina, no selecciona, no condena, no prohíbe, no salva, nos deja a nosotros mismos el camino para hallar la felicidad, y la felicidad más grande es el amor, y no hay cosa más grande que motive al ser humano, que ese sentimiento cuyo mecanismo de funcionamiento, Dios ha encriptado en nuestro cerebro en forma de reacciones químicas que se desatan por la liberación de la Oxitocina al cerebro. El que los hombres vayamos descubriendo poco a poco la estructura arquitectónica del universo, no desmerece la existencia del Creador.

jueves, 24 de agosto de 2017

YO

Si en alguna otra dimensión, o en algún lugar del universo existiera una réplica exacta de nuestro mundo, ¿sería muy difícil pensar que también estoy allá y puedo ir a conocerme?, y ¿aquel Yo será mejor que el Yo de aquí? ¿Puedo aprender de ese Yo?, ¿Aquel Yo cometió las mismas equivocaciones que yo? o ¿puedo sentarme a tener una conversación conmigo?. ¿No sería algo interesante?, la verdad es ya lo hacemos a diario, todo el día, aunque no lo admitamos o lo pensemos, demasiado pero lo hacemos, a diario hablamos en nuestra mente... ¿Qué haces?, porqué lo hiciste? ¿Qué pensó él?, ¿dije lo correcto?... Y en este caso, hay otro Tú en ese lugar.

lunes, 21 de agosto de 2017

LLAMANDO A TIERRA

H:           Hola
DS:         Hola, què haces
H:           Aquí bien, en mi casa
DS:         Genial
H:           ¿A donde irías si pudieras?
DS:         Yo?, a ver, un lugar del mundo o del universo
H:           A donde quieras, no hay límites
DS:         Definitivamente me iria de este planeta, iría a orbitar una estrella lejana
H:           Solo?, ser parte de la estrella?
DS:         Supongo que si, iría solo, a una muerte segura, un viaje para nunca volver, como todo gran                  explorador, como un sueño que una vez tuve, y una canción que me hace soñar e imaginar el                momento. De hecho hay una canción que encajaría perfecto en este momento.

-          H:           ¿Ah si?, y cuál es.



J

viernes, 18 de agosto de 2017

LIMBO





Que frágil es la vida, que breve la existencia, si pudiera contarlo todo jamás terminaría,  existir es sufrir, y amar es necesario para hacer llevadero al sufrimiento. Todo esto pensaba mientras observaba el techo de mi casa recostado sobre mi cama, “quisiera que el techo desapareciera para poder contemplar el vacío que tenemos sobre nuestras cabezas”, todo esto pensaba en una tarde cualquiera.

Era una calurosa tarde, cuando aún el calor era constante, antes de las frías tardes de invierno. Sentí la llamada hacia aquel cementerio, una voz oscura que retumbaba en mis pensamientos, como una constante inamovible que en sueños me llenaba de ideas, así que fui, dispuesto a ver qué me llamaba.

Me dirigí al cementerio, con mis pensamientos orbitándome, ideas, miedos, inseguridades atormentándome, el aplastante pasar del tiempo que no tenía piedad de mí, llegué a la puerta, vi personas varias ahí, los típicos vendedores de rosas, y muchos más entrando junto a mí, temía que los vendedores inoportunamente me acosaran para venderme sus mercancía floral, pero nadie se percató de mi presencia, así que librado de aquel acoso, tranquilamente entré. Ni la muerte es motivo para comerciar con el dolor, pensé.
  
Me adentré en el cementerio, caminando sin rumbo alguno, al principio éramos un grupo de personas que entramos, pero ya dentro, cada uno tomó distintos rumbos, hasta quedar yo solitario en un rincón de aquel cementerio.

Caminé y caminé, por las frías tumbas descuidadas, corroídas por el tiempo, consumiéndose lentamente por la erosión del olvido, yacían lo que quedaba de aquellos que sobre la tierra, una vez desbordaron de vida.



Las personas que yacían dormidas inertes sin conciencia, en ese escaparate de la muerte, me hacía pensar en lo efímero que es la vida.

E imaginé los sueños sin cumplir, que aquellos cadáveres se lamentarían si tuvieran la oportunidad de lamentarse.

Y una voz oscura, me susurra al oído, una voz que no provenía de ningún lado, me dijo:

“Ya está reservado tu aposento en este lugar”

Asustado corrí, huyendo de lo desconocido, del misterio que al no hallar explicación del origen de esa la voz, me heló la sangre de pies a cabeza, mi corazón saltó y latió con tal violencia, que sentí apretujarse en mi pequeño y frágil pecho, sentí la sangre abandonar mi rostro, y a mis extremidades tomar vida propia, sin que yo lo pensara, me encontraba huyendo, corriendo hacia la salida, huyendo de ninguna cosa, lejos de aquellas tumbas, y el silencio era ruidoso, la tranquilidad otrora reconfortante, era ahora una horrible pesadilla, corría y corría, hacia alguna salida, pero no había tal por ningún lado.



Tropecé con un anciano, que al golpearlo se desvaneció con el viento, no sin antes mirarme con una miraba desoladora, y decirme algo inteligible, que entendí como palabras burlonas.

Todo era gris, la serenidad de las tumbas me parecía ya tétrico, deseaba el caos de la ciudad, el ruido de la avenida, el caótico desorden ruidoso que caracteriza la vida, no ese lugar de paz tenebrosa.

Los matorrales del cementerio, los únicos seres vivos de aquel lugar, a pesar su color verde, lucían más siniestros aún, siendo parte de la tranquilidad mortuoria reinante en ese laberinto de tumbas, de la cual eran parte del paisaje desolador, parecían asomarse de entre las tumbas para saludarme y observarme silenciosas en mi tormento cruel. Caminaba buscando la salida, no podía hallarlo, grité para pedir auxilio, esperanzado en que alguno que por ahí rondaba, viniera en mi ayuda, grité y grité, hasta casi sentirme desfallecer, mi grito apenas produjo un eco entre los callejones de aquellos pabellones de nichos, y ninguno vino a mi ayuda, grité y grité hasta casi perder el conocimiento, hasta enrojecer mi garganta y marcar las venas de mi rostro, sin respuesta alguna, y sintiendo la inexplicable sensación de ser observado burlescamente por aquellos matorrales de plantas verdes tenebrosas, yo decidí entonces, aún con más desconcierto, seguir en mi infructuoso intento de encontrar una salida.



“Es solo un sueño” me repetía con premura, deseaba despertar en mi cama, regocijarme al ver que nada de aquello era real, que era todo solo una fantasía de mi mente aturdida.

Corro y corro y siento no avanzar, una larga fila de árboles, arbustos y pabellones de tumbas, que parecen no acabar, y me asusté, tanto que me sostuve sobre el busto, una estatua de alguien que sobre una tumba ahí había.
Una pesadilla, eso debe ser – pensé en mi – una larga y horrible pesadilla, solo tengo que esforzarme en despertar.
Y el busto sobre el cual me había sostenido, de pronto volteo la cabeza y me miró con sus ojos de mármol, y me dijo.
 “No es un sueño si no has dormido, no es la vida si no has vivido, ni la muerte si aún sigues aquí, estás en un punto intermedio, estás sobre el limbo.”

Espantado aún más, di un salto y solo corrí, ¿qué es lo que pasa aquí?, me pregunté, y corría a través del laberinto infinito de tumbas, el cielo se había nublado, el sol apagado su brillo, y todo bajo el cielo cayó en penumbra, no encontraba el camino que me llevara hacia la salida, todo era tan igual, inacabable, no podía tomar nada como referencia, todo eran tan repetitivo, tan cíclico, que me encontraba perdido entre multitud de tumbas anónimas, y los arbustos omnipresentes como testigos mudos de mi penuria estaban en todos lados, sentía algo en mí, que de mí se reían.



Qué significará todo aquello, en tanto caminar, decidí correr, y corrí con todas mis fuerzas buscando pronto llegar hasta el final de aquel lugar, hacia un muro que significara el límite de aquel cementerio fatal, y corría y corría, mis fuerzas se iban, y ni siquiera vestigios encontraba de que iba a algún lado, todo era tan igual, mi titánico esfuerzo parecía banal, los mismos patrones, tumbas, y oh, esos arbustos tenebrosos que contrastaban con el blanco mármol de las tumbas y nichos, que parecían observarme burlescamente en mi inútil intento de escapar. En tanto correr tropecé con otro anciano, al chocar contra su cuerpo, reboté y caí al suelo, sobre la tumba de alguien, aquel anciano, igual que el anterior, se desvaneció como el aire, no sin antes decirme “empieza a lamentarte por todo aquello que en vida jamás hiciste”.

Al querer reponerme, me apoyé sobre la lápida de aquella tumba sobre la que caí, y me llamó la atención, que no llevaba nombre alguno, salvo ver escrito en ella, un extenso epitafio tallado sobre el mármol, y aterrado comencé a leer el escrito que comenzaba así:

Que frágil es la vida, que breve la existencia, si pudiera contarlo todo jamás terminaría,  existir es sufrir, y amar es necesario para hacer llevadero al sufrimiento….


 

Feat: Señor Jugo Negro

viernes, 28 de julio de 2017

DESVANECIENDO EN EL TIEMPO

Hola, caminaba por aquí, venia fumando un cigarrillo, lidiando con la brisa marina que se afanaba en apagarlo, y no pude evitar notar la tristeza de tu semblante, a pesar que el día rebosante de color está, y el mar danza armoniosa con la marea, en tu mirada que se pierde por el horizonte se nota un brillo ausente, una búsqueda que nunca termina, observando hacia el lejano horizonte, hacia donde el sol se dirige para dejar todos en la obscuridad. Tu rostro luce más delgado que lo cotidiano y tu semblante ha perdido el color habitual que resaltan en tus fotografías, buscas o esperas algo, un momento o a un ser que te prometió volver o a quien te resignaste a perder... Bueno quizás solamente esté divagando, tal vez únicamente necesitas ordenar tus ideas, encontrar sentido a los acontecimientos dudosos que hasta ahora te ha tocado sobrellevar, tal vez solamente extrañas a tu casa, quizás solamente estés solo, no lo sé, te atormenta la incertidumbre, la calma, el tiempo que corre, y tú, estático durante el transcurrir de los minutos, aparentas apacibilidad… tal vez solamente es la incertidumbre de un futuro que te aflige y socava tu voluntad de existir.

Veo que has traído tu cuaderno de notas, puedo ver que desde hace tiempo no escribes, tus pensamientos fluyen como un caudaloso río pero son solo fugaces ya que no los transcribes, puedo ver que tu cámara está encapuchada, no pones su lente a la luz y ya no capta escenas de la vida como una vez anhelaste, estás divergiendo de tu voluntad de ser.

Al parecer, hay un ser que al irse se ha llevado una esencial parte tuya, hay algo que emana de ti, es tristeza es desasosiego, es la fantasía convertida en resignación, es la esperanza reducida a decepción, ya nada te alienta, nada llena de alegría tu corazón, ni la calidez de quien te ama en secreto, ni la esperanza de que con el tiempo alguien volverá a juntar los pedazos de tu corazón roto...

¿Qué miras cuando observas el horizonte?, ¿por qué diriges tu mirada hacia el sur?, ¿quién se halla en aquella dirección?, es como si quisieras buscar con la mirada algo que hay más allá de lo que tu campo de visión te lo permite, es como si desearas escapar a un lugar lejano, más allá de donde están los límites de esta ciudad, más allá de donde alguna vez tuviste miedo de cruzar, esperando que algo surja de la nada, que el silencio sea roto por una voz familiar diciendo tu nombre, y al voltear ver una silueta reconocible, esa mirada con esos ojos encandiladores, y esa sonrisa única que aún vive en tu recuerdo.

Pero ya nada está en orden, tus ideas divagan siempre entre la incógnita de las cosas que amaste y perdiste, hay rastros que se pierden en el camino que has ido caminando, solo querías, si, amar y sentirte amado, pero nadie puede controlar de quien enamorarse o quién se enamorará de ti, y aunque te hayas creado expectativas no puedes obligar a que alguien te quiera, por más bueno que seas con esa persona, tal vez no hay nada malo en ti, y las cosas están destinadas a no ser, así que solo date tiempo para sanar, y comienza un nuevo capítulo en tu vida.

Deja que el tiempo corra, sana y deja de llorar por un pasado que te hizo feliz, pero que se está desvaneciendo en el tiempo.