sábado, 30 de abril de 2016

IMPLOSIONANDO


























Eres algo hermoso, una contradicción
y nuestro tiempo se está agotando
quiero exorcizar los demonios de tu pasado
pero tan arraigados están en tu interior
si, me estás lastimando, metamorfoseándome
forzándome a esforzarme a amarte con todo

Si es verdad que dices amarme
dame tu corazón y tu alma
estoy dispuesto a todo por ti

Estoy estrellándome, estoy colapsando
pronto perderé el control
siento mi mente implosionar

Oh astros estelares, toda mi vida
estaré siguiendo las  luces de las estrellas
es eso o perseguirte a ti,
realmente no sé si lo vales.

Me das otra promesa, otra semilla
otra mentira empaquetada
tu verdad la mantienes confinada
en un agujero negro de esperanzas

En una lejana estrella
creo ver tu mirada
creo que estoy enloqueciendo
tu frialdad me ha perturbado

Donde el sol se oculta
espero descifrar los misterios
de tus ojos rubí

Tu corazón es tan grande que es capas
de amar a más de uno a la vez
quisiera ser como tú, te admiro por eso

Con mi guitarra, lloro en ella
Y tardes enteras en la costanera
con un libro en mano
Tratando de encontrar mi catarsis

Dime en cuál constelación
encontraré la estela de tu amor
si debo estrellarme con lo infinito
estoy dispuesto a inmolarme

Pero estoy dispuesto también
a reconciliar las heridas de tu corazón
y quiero también reconocer
que tu belleza no es solo una máscara

La agonía tiene paciencia pero no piedad
mas tú no tienes ninguna de las dos
te amo tanto para seguir lo inalcanzable
pero de ti no soy retribuido
Antes bien
Siento que me exprimirás la vida entera

Veo los cascos de la ciudad
y no las centellas de la iluminación

Eres un misterio, una especulación
una humana divinidad maligna
de un espíritu cruel pero cautivante
tu vida es una enigmática paradoja
un adictivo ciclo de placer y perdición
y tu recuerdo un espectro destructor

domingo, 24 de abril de 2016

CUESTIONAMIENTOS

Yo, aquí, tomando notas de mis enredos

Misterioso ser, en los confines de mis pensamientos, donde los remordimientos no tienen lugar, ni las pasiones cabida alguna, tú, quien rozabas el cielo con tu manto azul, quien me despertabas en cada amanecer con tus pétalos de flor, déjame que te alcance para dejar de llorar, deja que el firmamento, comparta su serenidad conmigo, ya no quiero sentir la desesperación, nunca más el rencor, jamás el odio, deja que el orgullo latente en mí, sea tragado por algún agujero negro en mi interior, ya no quiero reciclar amigos que se van.
Dime, cuándo podré drenar todas las lágrimas de mi interior, secar por siempre el dolor, reír a carcajadas otra vez por las cosas más simples, ambiguas y abstractas, cuando dejarás de atormentarme con recuerdos de momentos felices, no sabes tú lo que es amar, tú nunca amaste a quien no te amo.
No quiero tu mirar desolador, no tengo el valor de volver a verlo, quisiera escapar a un lugar donde jamás sea encontrado, y en ese lugar hallar lo que no encontré a su lado, nunca más quiero caer en suplicio por alguien, no quiero que usen al amor en contra mía, quiero soñar locuras y nunca despertar, quiero enloquecer y nunca más cuerdo volver a ser.

Gustas de ver sacrificios en tu nombre, no te compadeces por los que sufrimos por ti, eres causante de llantos y desvelos, de ríos de tinta y pasiones vanas, ¿a quién rindes cuentas del dolor que causas?, ¿eres capaz de sentir la calidez del sol y la tibia brisa del amanecer?, ¿te identificas acaso con la frialdad de la noche?, ¿cuándo empezaste a cambiar tanto?, daría mi vida porque fueras quien antes eras.

lunes, 18 de abril de 2016

DARK


Yo creía que al ponerte en lo alto de mi vida
en la tuya también yo sería importante
Sin embargo me estrujaste con mucha facilidad
y varias veces antes de irte me has matado

Yo quería escribir páginas de mi vida
teniéndote a ti como protagonista
pero cada página se fue manchando
con sangre derramada de tus puñaladas

Un inocencia violada en un sueño
pasión corrompida por oscuras miradas
cada lugar que tocas
queda ensombrecido, darketo oscuro

Aleja la luz de mi
desiste en querer verme el rostro
mi cara solo una máscara es
en mi reina la oscuridad
yo me alimento de las tinieblas

No intentes mentirme
Imposible mentir a un mentiroso es,
Mis mentiras causan dolor
y mis verdades hacen sufrir
¿quieres que te cause dolor
o solamente quieres sufrir?

Otra vía toma, no la mía
por este sendero voy hacia el vacío
en busca del maestro supremo
aquel gran templario tétrico
el oscuro sabio universal
señor del conocimiento oculto

Conviérteme en una víctima
Adolecido de la lujuria
Toma mi corazón
Está abierto para ti

Nada importa ahora
creo que mi felicidad
Consistiría en olvidarme de ti,
y conformarme con las estrellas
que están junto a mi todo el tiempo.

Y siempre, siempre soy consiente
que era feliz antes de conocerte.

Tuve otra gran revelación
el gran templario me susurra
que no existe luz sin día
ni libertad sin anarquía.

viernes, 15 de abril de 2016

LILIANA


Hoy vi luego de muchos años a la niña de la estaba enamorado hace ya mucho tiempo, cuando aún escolar no entendía el entramado del amor. Y la vi hecha una mujer, con esos mismos rasgos de niña que aún recuerdo que me hacía imaginar tiernas cosas de niño, cuando la miraba cada día a la hora del recreo sin nunca atreverme siquiera a acercarme donde estaba para saludarla o molestarla como solía hacer a las demás niñas quienes no eran la gran cosa para mí. Pero ella era diferente era única tenía la magia, el aura, el resplandor, el misterio, la mística que en otras niñas de nuestra edad no veía, y eso me hacía temer acercarme a ella, esas cosas tan sublimes, tan cautivantes al límite de la divinidad en mi infantil mente, hacía que me abstuviera a dirigirle la palabra, y solo me contentaba contemplándola a la distancia mientras a la hora de recreo la veía jugar con sus compañeros, mientras que yo, aunque entretenido con mis amigos de salón, no podía evitar que de vez en cuando mi mirada quedara desviada hacia el rincón donde se encontraba ella, ocupando el espacio donde reía, y se divertía, sin saber yo si quiera si se daba cuenta de que era el foco de mi atención, y yo la miraba, la contemplaba, no conocía esos sentimientos que muy dentro mío sentía, no entendía por qué mi pequeña cabecita se ponía a soñar con nubes, arcoíris, ríos, y cielos estrellados cuando me ponía a pensar en ella, en su dulce carita de ángel, tan rosadita, tan radiante de niñez y de infancia, quería muchas veces ir a hacer algo.
Nunca recuerdo haberle dirigido palabra alguna, salvo una ocasión en que hice mi primer gesto romántico del que tenga memoria.
Un día me fije que tenía en mi bolsillo un caramelo que mi abuela me había dado para ir a la escuela, así que mirándola en la hora del recreo, la vi sentada sola, parecía triste, estaba sentada sola, sin jugar como solía hacerlo con sus compañeritas, y a la distancia la miraba, y sentí como si me hubiera conectado a sus emociones. Metí la mano en mi bolsillo escolar y saqué un caramelo, y decido caminar hacia donde se encontraba. Comencé a dar los pasos, y sentía como mi corazón iba latiendo cada vez más a medida que me acercaba a ella, y mi respiración se hacía más fuerte, pero al mismo tiempo ella se iba volviendo más cercana a mí, era la primera vez que la comenzaba a ver más de cerca, ya no desde la distancia, sino a pocos pasos, y recuerdo que a cada paso que daba ella se iba volviendo más hermosa, era más linda de cerca, era mágico el momento, y a medida que me acercaba iba comenzando a sentir un leve cosquilleo en mi estómago, y continuaba dando pasos y cada vez acercándome a ella, y estando a solo un paso de ella, levantó la mirada, y por primera vez la miré a la cara fijamente:

- "Hola linda niña, veo que estás muy triste, pero aquí tengo un caramelo que espero endulce tu momento como en este momento el mirarte endulza al mío, tómalo hermosa niña, tu rostro angelical no armoniza con la tristeza"....

Bueno eso es lo que me hubiera gustado decirle, pero ese momento, solo le extendí la mano y le di el dulce en sus manos, y di media vuelta, corriendo velozmente y sin mirar atrás su reacción, corrí a esconderme en la seguridad de mi salón de clases, y luego de un momento asomé la cabeza por la ventana para mirar el lugar donde había estado, y ya no estaba en ese mismo lugar, de hecho no la ubiqué con la mirada, traté de buscarla a escondidas por todo el patio, y no la vi...
Pasaron los días seguía sin animarme a volver a acercarme a ella. Terminó el año, y a ella la cambiaron de escuela, y yo me quedé. Ocasionalmente la veía por la ciudad pero eran escazas las ocasiones.

Hoy la vi muchos años después, el tiempo no la ha demacrado, es una chica adulta y hermosa aún, y tal cual la recuerdo, pero estaba en un puesto en el mercado, lucía muy juvenil, cargando a un hermoso bebé, y por primera vez, pude conversar con ella, obviamente no de cuando éramos niños, sino de los precios y calidad de sus productos, y lo bien que lucía su niño... No sé si en el fondo ella reconoció a aquel niño que le regaló un caramelo un recreo de escuela, solo le conversaba como un extraño a una extraña, y ella de vendedora a cliente, nada rememorando hacia el pasado, en el fondo temía preguntarle por el padre de aquel hijo que cargaba en sus brazos, así que no toqué nada más que lo referente a los negocios. Y luego de pagarle, caminé a la calle, recordando la nostalgia que me causó ver a la niña hecha mujer, que fue quizá y sin saberlo, mi primer amor platónico.

lunes, 11 de abril de 2016

UN LUGAR EN MIS SUEÑOS


¿Por qué a pesar de todo no te puedo sacar de mi mente?, es como si tuviera algo que me impide olvidarte, y no te vas de mis pensamientos, es como si tú de manera recurrente llegaras a mis sueños, como si todo mi mundo se redujera a tratar de saber qué estás haciendo, dónde estás, y si por algún momento fugaz te acuerdas de mí.
Que tan bajo he caído ante tu simple recuerdo. Me siento tan… tan estúpido, me siento como el mayor tonto por haber sido vencido por ese sentimiento llamado amor, si es que podría llamarlo así.
Creo que a pesar de todo, aún te sigo amando, y has conquistado un lugar en mis pensamientos.



sábado, 9 de abril de 2016

V


Desángrame baby,
desquita todo lo que llevas dentro
esa furia que te quema el alma,
Vamos, desenfrena todo tu odio.

No quiero más ser quien te arruina la vida,
no quiero más ser la sal en tus heridas,
esas que mi espada invisible te ha dejado,
no quiero más la frialdad hacia un pasado.

Sé que somos antagonistas,
sé que me ves tu enemigo,
aunque tú para mí solo eres,
un incómodo recuerdo ido.

martes, 5 de abril de 2016

VANA ILUSIÓN



Camaradas, no acudáis a las urnas, ¿que no os dais cuenta que con tu voto legitimáis al gobierno que os oprime?, ¿que no sois conscientes de la farsa elaborada de las elecciones, esa farsa que los gobiernos preparan para darle al pueblo la ilusión de que tienen poder de elección? Yo os diré la verdad, el sistema no permitirá que alguien atente contra sí, el barco cambiará de capitán, de diferente carácter, de diferente personalidad, y diferente manera de conducirnos, pero nunca, nunca se desviará del rumbo ya trazado, todo seguirá igual, porque elegiréis a alguien que esté dentro de los parámetros permitidos por el propio gobierno. El verdadero camino de la libertad es destruir las celdas y muros que nos mantienen prisioneros de este mundo, vosotros sois la fuerza, vuestra voluntad el impulso, y el contundente ariete es el Anarquismo.

lunes, 4 de abril de 2016

DIA INFAUSTO


Desmitificando falsas ilusiones, ilusiones tontas, el globo de la esperanza ya explotó.
Otra decepción, otra caída, una bofeteada más, un día negro, oscuro, ansioso por eliminarlo de mis recuerdos, que las arenas del tiempo las sepulten. El nudo en la garganta, la desesperación, las paredes cercándome, el cielo desmoronándose, las miradas inquisidoras penetrantes, las voces murmurantes de palabras puntiagudas lanzadas sobre mí, mi mirada hacia la ventana, deseando huir, saltar, caer, levantarme y correr sin mirar atrás, olvidando todo, mandando a la mierda a todos ellos, ilusos, condescendientes, ciegos, sumisos de la autoridad a quien rinden cuentas, mansos corderos sin voluntad propia, veleros que se dejan llevar.
No huyo, solo me quedo ahí, quieto escuchando las injurias injustificadas, me defiendo, argumento, sustento, todo es vano, todo lo que sale de mi boca en mi defensa, llega a oídos necios, oídos a través de donde mis palabras son filtradas por paradigmas anticuados, anacrónicos, conservadores ridículos, abonados por una ignorancia ridículamente ilustrada de pensamientos dogmáticos, personas de mente estrecha, sin sueños ni imaginación, mi elocuencia no basta, colisiona en tierra infértil y estéril.
¿Por qué me esfuerzo, si por más que tuviera al mismo Sócrates abogando por mí, el veredicto ya estaba decidido desde antes que todo esto comenzara? Esto no es más que una farsa.
Sigo ahí, aislado, siento el vacío alrededor mío, siento al mundo abalanzarse sobre mí, siento mis pies sobre el zapato, mi cuerpo sobre el sillón, la temperatura del entorno, quiero gritar, dejar de lado mi lado educado, siento el impulso de decir todo, exactamente lo que pienso, siento calentarse mi cabeza, siento la locura apoderarse de mí, a la paciencia abandonarme, por un momento todo se oscurece, rechinan mis dientes, mis manos sudorosas, mis pupilas dilatarse y la luz intensificarse, miro la ventana, mis deseos de huir siguen intactos, los miro, solo veo sus caras mientras hablan, ya no percibo ni escucho sus necias palabras, sé que hablan afanosamente de mí. Ya no me importa, vuelvo nuevamente la mirada por la ventana, miro al ancho cielo, a las copas de los árboles danzar rítmicamente al son del viento, a las aves volar majestuosas sobre el cielo en libertad (como las envidio), a las blancas nubes y sus formas abstractas, el celeste cielo, buscando con la mirada y pensamiento al creador, rogándole fuerzas para soportar este tribunal, que solo lanza mentiras, injusticia, y calumnias sobre mí.
Santificado sea tu nombre, digo yo, y mi desconexión termina, vuelvo nuevamente a la realidad, escucho nuevamente esos murmullos a mi alrededor, mi pensamiento busca algo más que paciencia, busca un sentido, una causa, un motivo, sé que pronto seré condenado, me arrebatarán algo más que la ilusión, el significado de mi tiempo.
Habla uno y otro, sin juez, ni jurado, y todos se alucinan fiscales acusadores, no hay testigos, salvo los curiosos, que escuchan todo tras las paredes, y al final el veredicto predecible.
                - Es todo, estás fuera.

No me siento sorprendido, lo esperaba después de todo, como se espera que la noche oscurecerá al día; y me levanto, no digo nada, podría suplicar clemencia, apelar a sus emociones, suplicar una segunda oportunidad, prometer corregir las cosas, pero prefiero no rebajarme, después de todo, no hay nadie detrás mío esperanzado en esto, nadie que espere algo de mi sacrificio, nada importa ya, recojo mis cosas, mis apuntes, cargo todo en mi mochila, por primera vez en mucho tiempo nadie habla, hay un silencio incómodo, yo al guardar todo en mi mochila, hago ruido, arrugo papeles, dejo caer torpemente un lapicero, lo levanto, mi mirada esta baja, solo atisbo a ver sus pies, no soy capaz de evitar sentirme triste, destrozado por dentro, apuñalado por la espalda, traicionado, y contengo las lágrimas, pero a pesar de mi intento de no llorar, una lágrima logra escurriese por mi mejilla, la siento bajar, siento la tibia humedad descender por mi rostro, no deben verme llorar, no les daré ese último placer, volteo y disimuladamente con el hombro me seco la lágrima, luego recojo todo lo sobrante, me levanto, y solo atinó a decir, tomando el valor y aire suficiente para que no me tiemble la voz al decirlo:
                - Muchas gracias por todo y que tengan buen día.

Lo llegué a comprender, soy arquitecto de mi presente y futuro, victima de mis acciones, cómplice de mi destino, nada diferente que esperar de la causalidad, así que camino lo más rápido que pueda hacia a la salida, trato de no correr, intento contener el llanto, y cabizbajo, cruzo la puerta, y salgo a la calle, siento el aire frío del exterior en mi respiración, me siento libre, liberado al fin, no más sujeto a sus directivas, y por fin dejo de contenerme y lloro, dejo a mis lágrimas correr, y lloro en la calle, oculto mis ojos ante los transeúntes con mi gorra, camino con la mirada baja, no deben saber que lloro, camino por las calles hacia ningún lugar, veo gente pasar por mi lado, escucho los vehículos correr, camino sin rumbo siguiendo calles al azar, doblando esquinas, pasando por parques, mis ojos descargan lágrimas sin cesar, me canso de caminar, hay una banca ahí, tomo asiento, y respiro hondo y profundo, me siento desahogado.
Recapitulo lo acontecido, ¿fue justo o fue injusto?, no lo sé, y no debo sacar conclusiones estando con el corazón excitado de emociones vengativas, debo aguardar que mis sentimientos sean calmos y el momento propicio para hacer un análisis de todo esto, pero eso será después, por ahora solo quiero expulsarlo todo, dejar que la tristeza y el rencor salgan de mí, que libremente emerjan, en lugar de reprimirlos y enterrarlos dentro mío, fertilizando para mi perjuicio a mis malas emociones.
Los saco, cuestiono al destino, aquella mano de Dios, por qué su contundente y dolorosa manera de enseñarnos las lecciones de vida, es indudable que aprendí mucho este día, que el dolor, la devastación y angustia no son en vano, son el cincel con el que tallan en mi frente cada lección que aprendí en el transcurso de este infausto día, que ya en su etapa de noche, me somete a la más intensa deliberación existencial con el abrigo frío de la soledad y en lejanía del ser querido más cercano. Miro al piso, las peculiares figuras ornamentales del pavimento, por un momento en el intento de hallar los patrones de esas formas, olvido todo, nuevamente me desconecto, observo y trato de entender, sigo las figuras, hacia lo lógico, y de pronto, nuevamente soy consciente de todo, regreso a recordar todo, y ya más calmado, y sin lágrimas y más apaciguado, suspiro.
Saco un cigarrillo, fumo, se me acaba, saco otro y lo prendo con el que ya se consumió, me lo fumo, imagino que el humo que salen de mis pulmones son las cosas malas que expulso desde mi interior, internalizo la lección para aplicarlo en mi vida.
Saco mi teléfono, quiero escuchar la voz consoladora de alguien, busco entre mis contactos, nadie que valga la pena, y desisto, nadie merece saber lo que me pasó, esto es una lección solo para mí, yo debo manejarlo solo, porque es consecuencia de mis equivocaciones, lo que me aconteció producto de mis malas decisiones, porque me hice muchas expectativas por qué cargué al barco de promesas, y me alimenté de ilusiones y esperanzas, y en la vida real no supe afrontarlas con madurez, responsabilidad, inteligencia y sentido común, porque me elevé tanto que no medí que se podría volver insostenible e irse de mis manos, y por eso mis expectativas han sido destruidas, ilusiones vanas, el globo de la esperanza se infló tanto que ya explotó.


sábado, 2 de abril de 2016

PRISIONERA DE MI CUERPO


  Algún día el agreste camino escabroso por el que me tocó caminar, con puntiagudos espinos y gruesas piedras, terminarán por desangrarme, y mi cadáver adornará el gris paisaje del mundo de dejaré atrás, pero aunque mi corazón deje de latir y mi cuerpo de moverse, mi voluntad siempre permanecerá firme e inquebrantable, y con la muerte de mi cuerpo, mi mente inquieta encontrará su libertad de este cuerpo que tantas limitaciones le ha causado desde que le tocó tener que lidiar con él. Mi mente es prisionera de mi cuerpo, mi alma está recluida en un saco de carne y hueso demasiado frágil, y voluble a las inclemencias que en el mundo gobiernan y sumiso a las pasiones más intensas. El último peldaño de la evolución será cuando alcancemos un estado de conciencia pura inmaterial. Estoy convencido que la muerte es ese último peldaño, estoy convencido que al morir, nuestra conciencia queda libre. La vida al fin de cuentas resulta ser nada más que un sueño, y la muerte es el momento en que despertamos.
  Espero que las estrellas nunca se apaguen, y que mi alma pueda hacer de su tiempo a la eternidad para poder recorrer cada rincón del universo, y desenmarañar los misterios que como mortal no me fue permitido conocer. Deseo en un momento de esa eternidad, poder encontrarme con la esencia divina creadora de lo absoluto, el origen de todo, la única fuerza intangible e inamovible que armó todo este intrincado dominó, que resultó ser el universo. La vida es para mí el misterio más grande, y cada vez que alzo la mirada al cielo en una noche despejada, siento a mi mente volar por ese firmamento estrellado, y llegar hasta el rincón más recóndito de lo inacabable, esperando encontrar en un punto distante lo que una vez se me fue arrebatado de la tierra.
  Tengo ansias de todo el conocimiento, según la leyenda, el conocimiento más sublime, estaba escrito únicamente en una esmeralda. ¿Dónde está esa esmeralda?

/