miércoles, 1 de junio de 2016

EN LA SOLEDAD DE LA NOCHE


Estoy cansado de la soledad, debería terminarse, no quiero ya amanecer solo en la cama, no quiero más ya dormirme sin tener a quien darle las buenas noches, no quiero despertar a mitad de la noche y no tener a quien abrazar para volver a conciliar el sueño, no quiero estar solo sin tener a quien contarle mis pesadillas nocturnas y me diga que fue solo un mal sueño.
Quiero volver a tener un brazo donde acurrucarme al dormir sintiéndome amado y sentir la tibia sensación de que me acaricien el cabello.
Quiero dormirme conversando con alguien en la oscuridad aunque no le vea, sentir sus abrazos y la calidez de su voz. La noche es una enemiga de mis noches solitarias, lo siento estrujarme la garganta.
No quiero más sentirme solo en las noches, hay veces en que llorando me quedo dormido, y despierto sintiendo mi almohada con la humedad que mis lágrimas dejaron. Despierto y al ver la hora, sigue siendo de madrugada, me quedo triste en cama, llorando más aun, me revuelco en cama y solo quiero nuevamente dormirme, y siento que mi cabeza me explotará pronto, quiero verle, escucharle, pero ¿a quién? Aun no comprendo a quién extraño, ni quién podría ser la persona que podría llenar el gran vacío que yace en mi corazón, tengo tanto amor que dar, no hay persona alguna que se merezca todo el amor que acumulado hay en mí.
Y estando echado, en medio de la noche, abro los ojos y todo es oscuro, al cerrarlos sigue igual, ya no hay diferencia entre tener los ojos abiertos o cerrados, solo estoy ahí, presente mientras mis pensamientos vuelan y escucho voces de mi cabeza, pensamientos angustiosos, quiero gritar, llorar desconsoladamente… Me pregunto por qué y cuál es la causa de todo, quién podría decirme sobre los culpables de esto.
La soledad me ahoga, me estruja la garganta y me quita el aire, aunque quisiera morir, no muero, sigo vivo, quisiera liberarme de este sufrimiento.
Sigo en la noche, la soledad parece más grande, la oscuridad me da la sensación de que me encuentro en medio de un vacío infinito, mi habitación parece un lugar distinto ahora, siento que fui tragado por un gran abismo y me encuentro en el fondo. Quiero hablar, pero toda mi voz retumba en eco en mi cabeza, cuánto daría por tener a alguien a mi lado, quisiera tener a alguien a quien besar, necesito un abrazo y dormirme en esos brazos que me libere de las tinieblas de la media noche y me sumerja en la fantasía de los sueños donde pueda existir en las utopías de mi fantasía.
Pero solo son deseos, aun me encuentro aquí, el sueño se ha esfumado de mí, ya va una hora en que estoy despierto sin poder dormir, debería morirme antes de caer en desesperación, debería buscar quien me acompañe en momentos como estos. El amor aun es algo extraño para mí, y quisiera saber lo que debería hacer.
No quiero más permanecer solo el resto de mi vida, no lo sé, tal vez todo esto sea solo una ilusión, quizás estoy en un momento en que me ahogaré pronto.
Creo que me estoy perdiendo de algo que la mayoría ha descubierto y yo me negué siempre a buscar, me negué a seguir, me negué a encontrar.
La vida me ha estado gritando y yo no quería escuchar, es momento de escuchar y dar la oportunidad a alguien de formar parte de mi vida, ya dejaré la oscuridad de mi interior, no quiero más despertares a mitad de la noche sumergido en la oscuridad de esas angustiosas noches y con la frialdad de la soledad, no quiero ya conciliar el sueño de tanto llorar, y que regresando a mi habitación como hago cada día sentir la angustia y el temor de llegar y ver que nuevamente dormiré solo.
No quiero más la angustia, quiero probar una parte de la felicidad que todos han encontrado y yo no.
Esmaltados están los cielos, todos resplandecientes de estrellas que guían mi andar y están conmigo todo el tiempo, las únicas que han estado cerca mío todo este tiempo, y les hablo y parecen escucharme, pero ya no quiero solo estar mientras me siguen a donde vaya, hay un alma reflejada en cada uno de esos astros, y yo espero que me guíen a esa otra mitad con la cual mi alma se complementará.
Buscando estoy lo que otros ya encontraron, veo hacia atrás y veo personas que pasaron por mi vida y que ninguno me llenó ni complementó, he aprendido de las personas que se han cruzado en mi vida, y he aprendido con cada golpe, a determinar que es lo que no necesito en mi vida.
No quiero ya más medianoches sin nadie a quien besar, necesito liberar todo el amor que hay dormido en mí, hay tanto que tengo por dar y nadie que lo pueda recibir. Mi tiempo y mis sueños necesito compartirlos, debe haber alguien allí afuera que valga la pena todo el tiempo que estoy dispuesto a conceder a alguien.
No quiero más llanto hasta ceder ante el sueño, no quiero más poemas escritos sin ninguna dedicatoria, no quiero ver más cielos estrellados sin una cálida compañía, quiero poner mi alma de rodillas ante ese alguien que aún no encuentro, quiero ver una cama y no sentir más la angustia de saber que solo dormiré. Solo necesito alguien que me mueva la existencia y me haga decir: 
Esto es lo que siempre buscaba, tú eres a quien siempre esperaba.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario