sábado, 28 de marzo de 2015

LUNA

Quiero drogarme besando tus labios, soñar mirando tus ojos, excitarme oliendo tu aroma, alucinar probando tu sexo, sentiendo el calor de tu piel y volar viendo tu desnudéz.
Quiero sentir el calor de tus ojos, el brillo de tus sueños sin fin, quiero beber del cáliz de tus lágrimas para revitalizar mi alma apagada. Quiero decirte tantas cosas, y callar mis sentimientos por ti, quiero decirte que eres perfecta aún si no lo eres para mí, sobre un cielo esmaltado de estrellas, confieso lo que nadie más sabe, que el amor que dormita en mí, le pertenece a un lejano ser, que aunque de mi no tenga conciencia, es mi noche y mi luz, ella no sabe mi nombre, ni yo conozco el suyo.
Hey tú, solo nos conocimos una noche, y como el humo te desvaneciste, donde estás que no lo sé, solo recuerdo tus ojos rubies, tu fina cintura esbelta, y tu larga cabellera de seda, sin saber tu nombre, te amé toda una noche, fuiste mi salto de fé, mi alucinación, mi sueño lúcido, dormitaba mientras vivía aquello sublime contigo, tu blanca piel fina, tus palabras sonantes, voz sonora y tierna, labios de sonrisa incitante, sabor al dulce manjar de miel, al cerrar mis ojos, te apareces, y al abrirlos te desvaneces.
¿Por qué el tiempo es enemigo de la felicidad?, desearía que el tiempo se hubiese detenido mientras la miraba dormir, iluminada por la luz de la luna que entraba por la ventana filtrada por las cortinas, si hubiese sido artista, la hubiese pintado allí, bella durmiente de semblante sereno visitando el país de morfeo, mientras deleitaba mis sentidos unicamente contemplando el cuadro viviente que ella representaba. Desearía saber donde está, daría todo por unos momentos de volver a verla, daría todo por sentir su cuerpo junto al mio, respirar el mismo aire al mismo tiempo, hey tú, luna que fuiste testigo de lo que vivimos, dile si la vez caminar por ahí, que yo no la olvido aún, que al irse, se ha llevado mi corazón, es el ser que al irse se ha llevado el cielo.

miércoles, 25 de marzo de 2015

LA MADRE DEL CAOS


Oh querido Árbol de mandarina, mi dulce de chocolate, mi mejor amigo vegetal, en que momento has empezado a arder, eres leña del fuego voraz, y en este día está el cielo teñido de sangre, los mares turbados de espuma, el suelo guardando los huesos, de las víctimas de la destrucción.
Días nublados con opio, ufff que alucinación, y yo al mirar al cielo, veo al astro sol brillando, más candente que de costumbre, pero aun así su fuego otrora cegador, ahora reluce tenuemente de un rojizo color, tiñendo al firmamento de rojo fuerte, como si el cielo se desangrara, y aunque el sol no brille tan cegadoramente como antes, su incandescencia es como nunca jamás, ha barrido en llamas a todo bajo el cielo, y esa cúpula algún día celeste, ahora refleja el fuego que consume la tierra que se ahoga en dolor.
Las estrellas del cielo ya han sido barridas, y al mirar a mi alrededor, veo la tierra fundirse, y los cuerpos ardiendo en fuego; mas entre toda la confusión del caos, reluce una ráfaga clara de luz, una fina dama camina ataviada con el más puro ropaje blanco, con reluciente rostro fino y blanco  como el marfil, vestida con un ropaje impecable, y con un sereno semblante camina ella hacia mí, mientras que mi rostro no conoce más que el horror de ver como el fuego ha consumido cualquier vestigio de vida en esta tierra.
Aquel celeste cielo brilla hoy con un rojo intenso
como si el firmamento se desangrara.

Y aquella hermosa dama camina hacia mí, el humo y el fuego se apartan de su camino, creando un túnel entre las llamas por donde ella atraviesa, como si de una divinidad se tratara, no dañan su hermosura, ni las cenizas son capaces de ennegrecer su blanca túnica, la veo acercarse a mí, en su mano derecha sostiene una espada, y en la izquierda sostiene de los cabellos la cabeza de una mujer decapitada.
Se me acerca con una sonrisa cálida y una mirada acogedora. Su aspecto contrasta con el entorno que luce tan caótico y apocalíptico. Ella tan de blanco en un entorno tan gris, ella tan pura en un mundo tan corrupto, ella tan impecable en un mundo cargado de las cenizas del hollín y el fuego, ella es como aquel rayito de luz que brilla en medio de la más tenebrosa oscuridad.
Llega hacia mí, y yo quedo anonadado de ver la única cosa bella en un mundo calcinado, me resulta sumamente tétrico ver su calma y pureza en medio de un infierno terrestre ardiendo en llamas, y entonces me mira, y con unos bellos ojos acogedores, una mirada apacible y una voz apaciguadora me dice.

No me temas, déjame presentarme, mi nombre es Anarquía, y soy la madre del caos, la madre de la destrucción, ¿ves a esta espada? con esta espada he partido al mundo, esta espada tiene una hoja de fuego, lo que toca queda incinerada, su filo es la herramienta de mi brazo destructor, y ya he destruido cada sistema opresor que existía en el mundo, sea como sea que era llamado:  estados, religiones, instituciones, he
Ahora la única iglesia que me ilumina es la que arde.
incinerado imperios y  naciones, he atravesado  con esta espada el corazón de cada dictador en la tierra, he incrustado esta espada en el vientre de cada ser humano indigno, mira alrededor tuyo, ¿qué ves?, ves al fuego que está consumiendo hasta los cimientos a este mundo podrido, así es, todo lo que ves es obra de mi brazo y de esta espada. Mi mayor logro es haber destruido todo, porque mi nombre es Anarquía y soy la madre del caos.

Señora Anarquía, tu que has devastado nuestro mundo, ¿cómo es posible que puedas mantener tu manto tan reluciente y blanco como la espuma, ¿cómo es posible que tus manos sigan limpias a pesar de estar manchadas de sangre? y cómo puedes mantener esa faz tan perfecta con ojos brillantes y serenos, calma sonrisa y semblante apacible si has incinerado al mundo entero a tu paso?. ¿No eres consciente del mal que has desatado?


¿Conciencia? Soy consciente de todo, soy consciente del sufrimiento de la humanidad. De hecho fui testigo de toda la historia del hombre, estuve presente siempre, yo los vi bajar de los árboles cuando temerosos comenzaron a caminar sobre la tierra, les vi formar comunidades, fui testigo del surgimiento de sus civilizaciones, les vi matarse por parcelas de este ancho mundo, les vi derramar ríos de sangre, les vi
Estuve ahí cuando les vi bajar de los árboles cuando
temerosos comenzaron a caminar sobre la tierra.
fundar religiones e imponer por la fuerza sus creencias a otros. Durante ese tiempo, les vi ultrajarse mutuamente, destruirse, aniquilarse, exterminarse, créeme que lo que acabo de hacer queda opacado si lo comparo con del dolor que la humanidad se ha causado a si misma durante miles de años. Yo no traigo desgracia y desolación, no me juzgues por mis actos, júzgame por mi objetivo, yo soy la madre del caos, y el caos es solo el preludio del orden. Soy la Anarquía, la madre de la destrucción, pero al mismo tiempo soy el arquitecto del futuro, sobre este mundo crearé uno nuevo, mejor y renovado, pero hasta un mundo mejor tiene enemigos, y sus enemigos con todos aquellos que quieren que todo siga igual como antes, y esos enemigos deben ser barridos igual que todo lo viejo, quien no aporta nada al futuro, no tiene derecho de vivir en él.

Señora Anarquía, por qué caminas con esa cabeza en tu diestra, y por cierto ¿de quién fue esa cabeza?

Es la cabeza de una dama a quien hace poco todos veneraban, por la que todos actuaban y mataban en su nombre, era el símbolo de un ideal, todos la buscaban, pero esta dama en realidad engañó a todos, en el fondo era una traidora, era una ramera vanidosa de labios pintados y sonrisa incitante, se dedicaba a vender esperanzas a los desamparados, decía que su causa y su razón de ser estaba a favor de la humanidad, pero en realidad estaba del lado de la élite, de los poderosos, los opresores, muchas veces del lado de los más viles, era una puta a la que le gustaba el dinero y los uniformes militares, ¿que acaso no la reconoces? tú también creíste en ella, tú también eras su admirador. Mírala bien, ¿esta cabeza que vez aquí te es familiar?

Extendió la cabeza hacia mí, la puso frente a mis ojos, y pude reconocerla.
No puede ser, la cabeza de la Justicia,  has matado la justicia.

Con el fuego purificador la tierra será sanada.
Así es, y no la lamentes sabes que nunca hizo nada por ti, la justicia ya no existe, ha muerto, es un recuerdo, todo vínculo a esta traidora ha quedado destruido porque la he matado, ¿Sabes por qué? porque siempre ha estado del lado de los poderosos, de los pudientes, siempre ha ignorado a los indefensos, se ha convertido en una traidora de los pueblos, por eso ha sido condenada por mi espada,  y con su sangre ha expiado sus culpas, las víctimas de su traición han sido vengadas, Así es, yo como madre del caos, he venido desatarlo para restructurar todo. No la lamentes, su ausencia no será extrañada en el nuevo orden, porque un mundo regido por la anarquía no requiere de la justicia, la anarquía es justa por naturaleza, si los hombres son libres por consiguiente serán justos. 
Para que un mundo nuevo sea forjado,  todo lo viejo debe arder, yo he incinerado al mundo sucio, corrupto que todos conocían, yo he destruido lo que todos conocían como status quo, yo he destruido naciones e imperios y con el fuego purificador esta tierra será sanada y cuando las llamas lo hayan consumido todo, esta tierra estará lista para resurgir de sus cenizas, igual que un ave fénix, nacerá lo nuevo, lo renovado lo puro, donde ya no exista una justicia que se venda al mejor postor, nacerá un mundo nuevo sin vínculo con el viejo orden. Yo, la Anarquía, soy la madre del caos, yo soy la que edificará el mundo nuevo a partir de las cenizas del mundo viejo ya incinerado; porque el ideal anarquista no tiene cabida en el mundo actual por eso debe ser limpiado y renovado, las llamas harán el trabajo, vino nuevo en vasijas nuevas, camarada.
Para que un mundo nuevo sea forjado, todo lo viejo
debe arder.
 
Dime por qué me miras con tanto miedo, ¿es porque ha muerto mucha gente en este proyecto?, la purificación demanda sacrificio, y tú estás siendo testigo del nacimiento de un mundo nuevo, y al igual que todo nacimiento el parto es algo doloroso, pero es el precio a pagar, todo tiene su precio, hasta un mundo mejor. Porque no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos.

Señora Anarquía, ¿de dónde salió usted?

Yo siempre he existido, siempre estuve presente. Mi nombre es Anarquía, pero en otro tiempo me conocían con otro nombre. En otro tiempo me llamaban Libertad, y siempre he estado presente en el curso de todos los acontecimientos que marcaron al hombre, en cada uno de sus movimientos claves de la humanidad, yo fui partícipe en la emancipación de pueblos oprimidos. Quizás no lo sabías, pero yo tenía una camarada y una socia, y era mi hermana, así es, la Justicia era mi hermana y juntas participamos en el derrocamiento de tiranías, los hombres revolucionarios vitoreaban a todo pulmón nuestros nombres, y a la voz de JUSTICIA y LIBERTAD ponían
el pecho frente a los cañones de los ejércitos al servicio de reyes y dictadores, nuestros ideales les infundían fuerza y valor para luchar contra los opresores y tiranos, nuestros ideales se convertían en fuego enardecedor, en su fuerza motriz, nuestros ideales los convertían en mejores hombres en cuyos corazones el único temor que albergaba era el de seguir viviendo oprimidos otro día más.
Y juntas Justicia y Libertad derrumbamos opresores con ayuda de los pueblos, y los oprimidos fueron justos y libres, al menos por un tiempo, hasta que los vencedores, los mismos revolucionarios que al luchar gritaban mi nombre como consigna y a los que  apoyaba a derrocar tiranos, instauraban un régimen más opresor y brutal que aquel que acaban de destruir, ellos resultaron ser peores que su enemigo, y privaron a su pueblo de libertad y adoptaron a mi traidora hermana como su Justicia, y no como la Justicia Universal, y mi hermana se vendió a ellos, fue parte de sus régimen, mientras yo era relegada, expulsada de sus gobiernos. Adoptaban a la justicia en su nuevo orden, pero ya no como una justicia pura ni una para el pueblo, era una justicia a conveniencia de los nuevos dictadores, a favor de una élite, una tergiversada y falsa. Lo justo era lo que ellos decían, cualquier disidencia por más legítima que fuera, era considerada un crimen, y la Justicia a favor de la nueva cúpula, ejercía sobre él. Mi hermana al final traicionó al mundo.
Nada cambiaba, de qué servía reemplazar tiranías por otras, ¿de que servía destruir un régimen brutal para instaurar otro aún peor, pero con diferente forma?, además siempre que luchaban de lado de la traidora Justicia, todo parecía legítimo, pero al igual, acabada la lucha volvía todo a la normalidad volvía la opresión. 
Pero entonces me di cuenta de algo, no son culpables los gobernantes, ellos no son más que unos aprovechados, impostores, mentirosos, lunáticos...Esos han sido siempre los que han tomado las decisiones, así de sencillo. Pero ¿Quién los eligió? ¡Tú lo hiciste!, ¡Tú los buscaste!, ¡Tú les nombraste!, ¡Tú les diste el poder de decidir por tí!, al no hacer nada has legitimado su autoridad, aunque en el fondo sabías que eran una farsa.
Aprovechados, mentirosos, lunáticos. Esos han sido siempre los que
han tomado las decisiones por ti.
Errar es humano, pero que la humanidad haya cometido los mismos errores fatales siglo tras siglo me parece absurdo. Tú y cada uno de los otros has aceptado sin rechistar sus órdenes descabelladas. Y ellos han desatado guerras, han derramado sangre inocente, claro, siempre con la Justicia de su lado. Podrías haberlo impedido con solo decir que no. No tienes orgullo ni valor.
Así que tomé una decisión, decidí deponer tiranías, y no solo eso, me encargarè de que no surja ningún otro tipo de régimen, nación o estado que vuelva a oprimir a ningún ser humano, Sin Dios ni Amo, esa será la consigna magna, una vez destruido cada régimen sobre la tierra, no permitirè que surja ni uno solo, la humanidad no necesita de gobiernos ni amos para seguir adelante, alli donde se desmoronó un estado, no volverá a erigirse ni instaurarse otro en su lugar, la sociedad se ha acostumbrado a la existencia de naciones, se ha acostumbrado a que siempre existan personas quienes tomen las decisiones de los demás, pero eso ya va a cambiar, yo la libertad he evolucionado a la Anarquía, donde ya no hay estados, ni regímenes, ni Dioses ni amos, ni Soberanos, como anarquía me di cuenta que no bastaba deponer gobiernos, sino que había de destruir cualquier intento de instauración de otro, solo así, existiría una verdadera libertad, y ¿por qué decapite a la justicia?, pues por que la justicia es inútil sin la libertad, la verdadera Justicia es hija de la verdadera Libertad. Con la libertad siempre habrá justicia absoluta, la justicia sin libertad siempre será relativa.
¿Entiendes ahora por qué mi cruzada por la destrucción?, yo traigo el caos, pero no le temas al caos, porque el caos es solo el preludio del orden. Cuando todo haya quedado destruido, todo se reconstruirá así mismo, y ya verás que de este fuego que todo lo arrasa, al final emergerá un paraíso, la utopía que todo hombre siempre ha soñado, sin prohibiciones, sin prejuicios, donde cada uno podrá ser quien es sin esperar la aprobación de un amo o un soberano.
No te lamentes por la muerte de la justicia. Yo la Anarquía soy la madre de la destrucción, yo tengo dos dualidades, con una mano destruyo, y con la otra construyo, no me temas por solo haber visto mi lado destructor, ya verás que una vez que todo este mundo viejo haya quedado destruido, comenzaré a construir el nuevo, ya verás que la gloria del mundo nuevo y verdaderamente libre, opacará el recuerdo de este mundo en llamas.
Como todo en este universo, yo, La Anarquía tengo dos polos opuestos, un polo destructor y un polo constructor, en este momento únicamente eres testigo de mi polo destructor, La anarquía es como un martillo que sirve para destruir y convertir rocas grandes en pequeñas, que derriba muros y murallas, pero al igual que un martillo, sirve también para construir, levantar estructuras forjar los cimientos de nuevas cosas. Así también yo, la Anarquía la madre del caos, no solo soy la destrucción de lo viejo, soy también el arquitecto del futuro.
Desde que has salido del vientre de tu madre, no has sido más que un prisionero del mundo, has sido un preso y aunque no veías tus celdas, eras un rehén de la religión, del estado, del dinero, te han hecho creer que seguir tus pasiones e instintos era malo, que reprimirlos era bueno, aunque ello te hiciera infeliz, pues te tengo que decir la verdad, No es malo lo que te hace sentir bien, si eres feliz haciendo lo que te gusta, pues no es malo, un mundo libre no te prohibirá amar a nadie, cada ser humano podrá amar a quien ame, sin importar su raza, o su sexo, la libertad no admite dogmas morales, la moralidad será eliminada, porque fue un invento creado por los que intentaron regular al amor y yo te liberaré, estoy quemando tu celda para que al fin puedas ser libre.

Yo la anarquía, soy mejor edificando, levantando que destruyendo. Ahora que ves que las llamas son el símbolo de un futuro mejor, ¿No te das cuenta que para llegar al destino muchas veces hay que pasar por un camino de espinos?, mira ahora a las llamas que consumen lo viejo y dime qué ves.

Y entonces al ver al fuego que todo lo consumía, pude ver lo bello de ver arder al mundo, y por primera vez dejé de lamentarme por la ejecución de la justicia, y por primera vez vi algo hermoso en el fuego calcinador.

–Las llamas de la libertad ah mi preciosa anarquía
Las llamas de la Libertad ah mi preciosa Anarquía.

jueves, 12 de marzo de 2015

CONFUSO

Infinito y fugaz en medio de sombras te vuelvo a encontrar, oscuro y luminoso en medio de la luz vi oscuridad.
Triste y alegre, en medio del llanto vislumbre mi felicidad, fuiste tú asi es como eres tú.
En lo oscuro de tus deseos, veo al fuego que nunca se consume, refregando tus pensamientos, y siento las caricias de la locura rebosando mi infierno, viene ya la tempestad en este verano, y la providencia ilumina el camino hacia la muerte, mas ese sendero plagado está de espinos que me desangrarán a cada paso que dé.
Y la noche celestial me tiende su mano para arrastrarme del día, y cada palabra esconde el significado de la verdad que tanto busco, yo solo entiendo que una verdad eres tú.
En este mundo de confusión solo una leve luz puede responderme y destruir a los fantasmas que me persiguen dia y noche, despierto y en sueños mi nombre pronunció y lo escuché, no se si esto es un sueño aún, o ya desperté.

jueves, 5 de marzo de 2015

BÚSQUEDA DE LO SUBLIME

Camina por el sendero de los excesos,
buscando placeres con cada paso,
deseando a la sabiduría suprema,
y las respuestas a incógnitas eternas,
para tener el poder en sus manos.

Navegaba en oceanos de fuego
y nunca encontraba las verdades ocultas,
ni un leve vestigio de algo
que respondiera sus oscuras dudas

¿Donde está esa maldita Verdad
negada siempre a la humanidad?.
¿Podrá acaso ser complacida,
mi necesidad de sabiduría?

Su insaciable búsqueda de verdades
navegar le hacía en mares oscuros,
y quería derribar esos muros,
de su gigantesca celda y prisión,
al que todos llaman el mundo.

Solo tiene una única misión
romper los límites de su percepción,
con sexo drogas y rock and roll.

martes, 3 de marzo de 2015

MI AMIGO

Somos dueños de nuestros destinos, ningún hombre puede abandonar su propia historia, somos hijos de la providencia, ningun ser humano escapa de su mano.
Vine a tan lejos aún sin saber cuál es mi lugar, no entiendo ni soy conciente de mis actos hasta que comienzan a tener consecuencias, y aún retumba en mi mente las palabras de aquel amigo mio con quien una vez rompimos lazos indefectiblemente...
-"En esta vida todos somos caballeros y fantasmas"
El cielo azul, el río corriendo, esa tarde fue la última vez en que lanzamos juntos, fue la última vez que juntos, fumamos marihuana...
Ya han pasado casi tres años, y todavía recuerdo ese mismo espacio, alejados de la ciudad, pero con la gran privacidad con que la naturaleza nos puede cobijar, aún recuerdo el sol, la misma roca, y las conversaciones sin sentido, las peleas infundadas, y las discusiones efímeras, las alucinaciones compartidas, y el futuro visionado que nos unía antes de dividirnos para siempre.
Yo con él poco tenía en común, nuestra amistad se basaba en nuestro común interés por el rock, y por nuestro vicio de la marihuana. Fuimos los mejores amigos, los confidentes y camaradas, los astros gemelos, los hermanos de causa, hasta cuando los intereses económicos se pusieron entre nosotros, y el dinero fue quien acabó con nuestra amistad. Ahora recuerdo ese pasado, en que tenía al mejor amigo que nunca tuve, y desde aquella vez, nunca volvimos a tener más acercamiento que el protocolo social de saludarnos cuando nos cruzamos uno en el camino del otro.
Pero ya nada es igual, nada puede ser igual, a pesar de todo, creo que eramos muy buen equipo, pero a pesar de todo, creo que lo mejor para los dos, es que sigamos caminando en esta vida por caminos separados.
Tengo aún en mente su frase, el título de una canción, que él en ese entonces estaba componiendo, y que hoy ya se está escuchando en el ambiente underground de la música:
CABALLEROS Y FANTASMAS.
El siempre fue un artista, y por eso yo lo admiraba, y me dijo que un artista, en especial los músicos, no revelaban el significado de sus letras, para mantener el misticismo que les caracteriza, pero que a mi, por ser su mejor amigo, me lo iba a revelar.
El me explico el significado de ese título.
Todas las personas que están en el presente en nuestras vidas son los Caballeros, y al irse de nuestras vidas, se convierten en fantasmas en nuestras mentes. Caballeros fuimos el uno para el otro en su momento, ahora que vamos por caminos separados, cada uno somos para el otro, fantasmas vivientes en nuestros recuerdos.
Aprendí a hacer frente a cuando las personas importantes para mi, se van de mi vida, sabiendo que probablemente nunca volverán a compartir momentos gratos conmigo.
A lo largo de mi vida me hice amigos de muchas personas, pero que por el destino, tuve que alejarme de ellas.
Ahora, a casi tres años, y él, en un lugar del que desconozco, mi memoria evocó momentos mágicos, en que fumámos yerba ya no solitario como suelo hacer ahora, sino en compañia de mi entonces mejor amigo, socio, hermano y camarada.

domingo, 1 de marzo de 2015

UN EXTRAÑO SUEÑO

Hoy mientras dormía escuché una voz en mi sueño:
"Ya no soy parte de lo que eres tu, ya no, no lo soy".
Al despertar vi que estaba en un lugar desconocido, bajo un rojo fuego que me quemaba el corazón, y entonces deduje que estaba en un sueño dentro de otro, y mi corazon se sobresaltó, y yo solo atiné a querer despertar, y de la nada, como trueno estrepitoso, una voz tenebrosa retumbó todo alrededor diciendo:
"Ya no soy parte de lo que eres tú, ya no, no lo soy".
Me pregunté de quién era esa voz, y quería saber si era yo a quien iba aquel enigmático mensaje, me fije mejor, yo me encontraba a orillas de una playa, con un espeso bosque tras mío, la luna estaba rojo como carbón, y el cielo rojizo como la sangre, quise gritar y pedir auxilio, grité, pero pronto me di cuenta que estaba solo, ¿había naufragado?, no hay duda de que estaba en un sueño, lo mejor era despertar, quise hacerlo, y no pude, seguía aun, y de pronto otra vez esa voz, estruendosa como de un relámpago, como si el trueno hablara:
"Ya no soy parte de lo que eres tú, ya no, no lo soy".
¿Quién era quien jugaba conmigo?, ¿acaso estaba enloqueciendo y escuchaba algo que solo estaba en mi cabeza?, tal vez si corría a la playa y si me ahogaba, despertaría, corrí al mar quise sumergirme, pero tan pronto toque al mar, una potente ola me arrojó de regreso hacia la orilla, y nuevamente esa voz:
"Ya no soy parte de lo que eres tú, ya no, no lo soy".
Mi intrepidez no me haría rendir, decidí volver hacia el mar, y ahogarme para despertar, y vino la fuerte ola queriendo devolverme, la primera ola la atravesé sumergiéndome y a la vez quise respirar del mar para llenar mis pulmones de agua, y una segunda ola, más fuerte que la anterior me arrojó nuevamente hacia la orilla.
Y esa voz de nuevo.
"Ya no soy parte de lo que eres tú, ya no, no lo soy".
Cuantas veces intenté ahogarme en el mar, era devuelto a la tierra. Grité y maldije, y la voz seguía repitiendo.
"Ya no soy parte de lo que eres tú, ya no, no lo soy".
Ya eran más seguidos las repeticiones, el sonido del mar no se escuchaba, solo esa maldita voz, era ya una tortura, quería despertar, era consciente de que era solo un mal sueño, fui al bosque y mi intención era golpearme la cabeza con un árbol, tan fuerte que me devuelva a la realidad, pero cada árbol que tocaba se volvía humo.
Y esa voz de nuevo retumbaba.
"Ya no soy parte de lo que eres tú, ya no, no lo soy".
Maldición, ya no toleraba aquello, pero lo que más me atormentaba era que seguía repitiéndose esa misma oscura voz, que una y otra vez repetía sin parar.
"Ya no soy parte de lo que eres tu, ya no, no lo soy".
La desesperación comenzaba a invadirme, no soportaba esa maldita voz, quise coger arena de la playa e introducírmela en los oídos, pero la arena se desvanecía de mis manos tan pronto las tocaba.
Y esa voz, como si se burlara de mí, me repetía sin parar.
"Ya no soy parte de lo que eres tú, ya no, no lo soy".
Vi la astilla de una rama ahí, y decidí perforarme con ello los oídos, para destruir mis tímpanos, lo cogí, y me lo incrusté en el oído izquierdo, luego, ignorando el dolor, volví a cogerlo y me lo incrusté en oído derecho, sin embargo, aun con los tímpanos destruidos, me parecía escuchar esa misma voz, más fuerte y más clara que antes repetir.
"Ya no soy parte de lo que eres tú, ya no, no lo soy".
No lo soporté, entonces ya al borde de la locura, y casi por instinto me puse a gritar, me cogí con ambas manos los oídos destrozados y sangrando, y comencé a gritar.
Grité fuerte, hasta irritarme la garganta, diciéndole que ya parara, y que me dijera quién era, y dónde se ocultaba la fuente de aquella terrible voz, y le gritaba, hasta el cansancio suplicándole primero, luego ordenándole, luego demandándole, que ya se callara, que el tormento por fin cesara, que dejara de repetirlo una y otra vez, pero la voz seguía diciendo:
"Ya no soy parte de lo que eres tu, ya no, no lo soy".
Grité lo más fuerte que pude, para con mis gritos opacar esa voz cuya repetición constante me torturaba, me desesperaba la razón, grité lo más que pude, como nunca antes lo había hecho, y la voz seguía repitiendo vez tras vez la misma maldita oración, sentía mis cuerdas vocales irritarse, pero no me importaba, continuaba gritando para no escuchar esa horrible voz que de la nada continuaba diciendo lo mismo. Me tapaba con las manos los oídos, la sangre recorría por mis brazos y tomaba la mayor cantidad de aire, y gritaba lo más fuerte que podía hasta que el aire se me acababa, volvía a tomar aire, y mientras lo hacía escuchaba esa misma voz.
"Ya no soy parte de lo que eres tú, ya no, no lo soy".
Volvía a gritar a expulsar el aire con tal fuerza que no me importaba sentir dolor en la garganta, ni en mi estómago, grité con todas mis fuerzas, y cerraba los ojos, sentía que desfallecería en cualquier momento, y continuaba, no me importaba romperme las cuerdas vocales con tal de no escuchar esa horrible oración.
Entonces de tanto gritar, perdí la voz, quería gritar pero no podía hacerlo, y entonces la voz calló, y en ese momento, vi que algo comenzaba a materializarse a unos metro de mí, seguramente era el que iba repitiéndome esa oración, y le vi tomar forma humana, y le vi que se comenzaba a acercar hacia mí, la oscuridad reinante solo me revelaba su silueta de sombra, y cuando estuvo frente a mi, pude ver su con claridad su rostro.
-Con que eras tú- me dije a mi mismo, ya que no podía hablar.
Me pareció tan obvio, y entonces desperté, me hallaba echado en mi cama, mirando al techo, cuando quise recordar de quién era aquel rostro que vi, no pude hacerlo, me di cuenta que lo había olvidado, intentarlo era inútil, no lo recordaba, pero sin embargo aún retumban aquellas palabras que aun resuenan como un eco en mi cabeza una y otra vez sin parar...
"Ya no soy parte de lo que eres tu, ya no, no lo soy".
/