lunes, 28 de noviembre de 2016

TU AUSENCIA





















Sueño que te veo en la oscuridad
que el silencio grita tu nombre
donde el cielo toca la tierra
y cuando la noche conquista al día

Dicen que tus ojos ya no brillan
que tu voz ya no canta más
susurros de un amor somnoliento
un amor que como la niebla
se va poco a poco desvaneciendo

Me gusta el brillo de tus ojos
recordarlos cuando en frías noches
solitario con los ojos al cielo
admiro a ese cielo esmaltado

Y en el vacío de noches de insomnio
con el agobio de tinieblas reinantes
escucho cantar a Led Zeppelin
a su magia sublime extasiante
sumiéndome en tu bello recuerdo
trascendiéndome de triste a feliz

sábado, 26 de noviembre de 2016

UN FUTURO QUE NO LLEGARÁ

Existe un mañana que jamás llegará
Un futuro incierto donde tú no estarás
Un porvenir ilógico de espinos venenosos
De sueños incumplidos y fantasiosos
De nubes negras que al día alejará
con cuervos que harán infierno el paraíso

Camina hundido en abstractas deliberaciones,
Bajo atardeceres de rojo matizados
Atrapado en un vórtice de sensaciones
Con la angustia presionándome el cuello
buscando sentido a una promesa rota
Pero aunque todo sea tiniebla
Y las estrellas su brillo pierdan
Tu amor será la luz de mi mundo
mi motivación de seguir caminando
el apaciguador de mi corazón agitado
el amor de mi vida errante

jueves, 24 de noviembre de 2016

MURIENDO


Soy yo, quien se encuentra rendido a tus pies, te llegué a amar tanto, tanto así que tus palabras han obtenido el nefasto poder de lastimarme, como el  sublime don de elevarme hasta las estrellas. Una sola palabra tuya, puede cambiar totalmente un mal día en uno maravilloso, y dolorosamente también hacer todo lo contrario.
Me dices que solo obtengo lo que me merezco, y no creo merecerme semejante cosa, no hay maldad más grande que sabiendo que me tienes a tus pies, así estrujes mi alma a tu voluntad, absorbiéndome todo, la vida, la dignidad, la alegría y la dicha por vivir, como un agujero negro supermasivo que no perdona nada.
Al alzar la mirada hacia el esmaltado cielo de lejanos astros inalcanzables, me pongo a pensar, por qué me enamoré del único ser que a quien amar, es tan doloroso como la agonía de miles de estrellas allá en el infinito, yo, quien es dueño del pensamiento de otras personas que quizás darían mucho por tener una oportunidad conmigo, y la única persona que se ha adueñado de mi pensamiento, no valora lo que mi ser daría por permanecer solo un segundo a su lado, dejando de lado mi dignidad y mi orgullo.... Orgullo, qué me importa mi orgullo si daría todo por estar un instante más junto a ti, desafiando a quien sea, a mis amigos que me dicen que no me hace nada bien estar contigo, y a mi razón que me dice que contigo muero cada día un poco más.
Porqué tienes el corazón tan endurecido, ya no das muestras de cariño hacia mí, ¿por qué no puedo alejarme de ti a pesar que me haces tanto daño?, hasta la frialdad te hace adorable, y no entiendo por qué te sigo amando a pesar de todo.
Qué hacer para dejar de pensar en ti, no puedo dejar de hacerlo, estás latente en mis pensamientos, centellante, omnipresente, como el sol en el día, como la gravedad en la tierra, como las tinieblas en la noche, como el frío en el vacío, sacarte de mi cabeza es imposible, impensable, cada elemento que mis sentidos perciben está relacionado a tu existencia, tus recuerdos siempre te evocan, a tus palabras, a tus hechos. Tan dependiente me he vuelto de ti, que pienso que no es normal, no es típico, no es posible que te piense tan obsesivamente a costa de mi estabilidad psicológica ni emocional, has llegado a mi vida para destruir la antigua persona, y para hacer emerger a una nueva. Este quien soy yo, es producto de haberme enamorado de ti, este ser, que ves sucumbir ante tus ojos negros, inseguro, tímido, con sueños, con anhelos, con debilidades y defectos, es producto del ablandamiento que has generado en mi corazón, mismo corazón que alguna vez reacio a amar, ahora te llegó a amar con todo solo a ti.
Ahora entiendo el sentido de las canciones románticas, estoy muerto en vida, si sabes lo que siento por ti, porqué te sigues comportando igual que siempre, te amo tanto, y no sé si te merezcas todo lo que siento por ti.

Es imposible no admitir, que todo lo que haces va poco a poco matando lo que siento por ti, entonces tal vez entenderás, cuando ya no sienta lo que por ti siento hoy, que no hay amor no correspondido, sino solamente un amor tardío, un amor no expresado a tiempo.

lunes, 21 de noviembre de 2016

TOCA DESPERTAR



Casi pienso lo que escribo, casi escribo lo que pienso, casi no existo en este presente, casi me siento menos que un átomo, y casi siempre al alzar la mirada al firmamento, me doy cuenta que en comparación con el infinito, soy menos siquiera que un quark, casi inexistente, casi infinitamente insignificante, ya que lo único que daba sentido a esta breve minúscula criatura, era el amor que llegué a sentir por alguien, el sentirme por primera vez amado, era la pasión que me hizo volver a vivir, era la fuerza que me empujaba a existir, el motivo para respirar y no morir.
Fui feliz, feliz mientras me convencí de haber encontrado la quintaescencia universal en un solo ser, el mismo ser de quien me enamoré, perdidamente, absolutamente, amar a un ser completamente sin entender el por qué, fue el más grande misterio de haberle conocido.
Cuánto fui capaz de dar todo de mí, hacer cosas por amor, hacer locuras, cosas impensables, fuera de la lógica ni razón alguna, sin explicación solo motivado por el más sincero amor.
Pero el amor, es un ciclo, que como todo en la vida termina. Y su amor por mi terminó, tan sorpresivamente, tan intempestivamente, o quizás fue algo paulatino, que yo cegado en mi fantasía de enamorado, no me di cuenta de los vestigios que comenzaba a dar, de aquellos indicios que yo debía notar, o si me di cuenta no lo tomé en importancia esperanzado en que el amor que yo daba, no iba a permitir que el amor muriera, consideraba que yo estaba regando el sentimiento tan cuidadosamente, que creía que el jardín del amor jamás se marchitaría, pero murió, y eso me devastó.
Cuando pienso, pienso en quien me destruyó por dentro, no soy ya el centro de mi existencia, ya no hay más personas que orbitan alrededor de mí, y yo en cambio, pasé a orbitar la existencia de alguien más, alguien que se convirtió en el centro de mi vida, en el eje de mi existir.
Y fue un ser muy frío, gélido, cuya frialdad me lastimó tanto, que me era imposible volver a sonreír. Mi sueño me fue arrebatado, el apetito desvanecido, la alegría absorbida por su fría manera de tratarme, y cada día, en noches solitarias inundado en lágrimas, yo le imploraba diciéndole:

Hey tú, si tú, de quien me enamoré,
Devuélveme la alegría que te llevaste al irte
la sonrisa de mis labios que te apropiaste
los sueños que me has robado
el color de mis días hurtados,
la majestuosidad de la noche,
la magia del esmaltado firmamento,
la tranquilidad de mi alma,
mi deseo de vivir, de nunca morir
Has dejado un gran vacío en mi corazón,
eres el ser que al irse se ha llevado el cielo,
que al dejarme quitó sentido a mi existencia.

No me escucha, no obtengo respuesta, su frialdad, su trato hostil, la ausencia de un "te amo", de una muestra de extrañarme, de tiempo de verme, de nunca querer besarme.
"Extraño tus besos", solías decirme, y estando ahora mis labios a tu disposición, te niegas a con tus labios rozarlos.
Veo tus ojos tan lejanos, a pesar que al mirarlos están tan cercanos, y no veo el brillo que me enamoró, ya no escucho la voz que me cautivó, ni las palabras que me hicieron caer a sus pies y hacer dar todo de mí, hay una persona extraña frente a mí, diferente, distante, como si alguien desconocido utilizara tu apariencia.
"Jamás te lastimaría" solías decirme, y al escucharlo me sentí seguro en tu regazo, me sentía invulnerable, ¡Qué me importaba el mundo, que me importaban los que se opondrían a nuestro amor!, estar contigo era suficiente motivo para desafiar la hostilidad que la vida nos pondría por delante, por el hecho de que vivamos un amor imposible.
"Cuando vea que estés triste, haré lo posible para alegrarte" solías prometerme, y sin embargo, tú, el motivo de mi alegría, te convertiste también en el motivo de mi tristeza, en la causa de mi dolor... Podrías modificar mi trágico estado de ánimo con solamente pronunciar esas dos palabras que ya poco a poco dejé de escuchar de ti.
Cuándo sucedió que empezaste a odiarme, que te empeñaste en solo lastimarme, en verme por los suelos, en usarme para alimentar tu ego, cuándo dejaré de sucumbir ante tu fría manera de tratarme, cuando seré arrebatado de tu órbita a volver a convertirme en un ser solitario pero feliz, vagando por el mundo sin más preocupaciones que hacerme feliz yo mismo, en qué momento cree una dependencia a ti, en qué momento te convertiste en mi única prioridad en este mundo, tanto que fui capaz de desafiar a cualquiera que me dijera que no eras bueno para mí.
Cuando me liberarás de tu nefasta influencia, liberarme de tu campo gravitatorio que me tiene atrapado emocionalmente a ti, ligado a tu forma de ser conmigo, cuándo llegará alguien que me arrebate de tu órbita de influencia emocional, y me lleve a orbitar a alguien que me brinde el calor que en ti ya se apagó.
Tal vez la verdad sea solo una, que tú y yo ya no somos para el otro, creo que debo esforzarme en alejarme de ti, creo que aferrarme a ti, me hace más daño, que el daño que me haría yo mismo fingiendo no amarte.
Serpiente ignomiosa, le temo a la muerte, pero más le temo al dolor y la desolación que el desamor causa, la muerte a su lado es solamente un rasguño, y tal vez la liberación de mi alma que debe lidiar con este cuerpo que se enamora, clava pues tus dientes en el mismo lugar en donde reside todo mi dolor, liberarme de esto con tu veneno mortal pero libertador.
Las personas le temen a la muerte porque no saben qué es lo que hay más allá de ella, pero para mí cualquier lugar que no sea esta realidad me bastará, no importa si solamente hay la nada.
Ahora Intentaré ya no pensar en lo que fue, en volver a no sentir que te necesito junto a mí, en aprender a asimilar que hay otras personas de quien me puedo enamorar, que allá afuera hay muchas más.
Intentaré ya no amarte más, colocar barreras a mis lágrimas cada vez que tu recuerdo los invoque a salir, tratar que al dormir lo haga toda la noche y evitar esos despertares intempestivos con el corazón latiendo fuerte y esa necesidad de tenerte a mi lado.
Volver a abrir libros, a ver películas, a escuchar músicas, caminar por aquellos lugares que juntos disfrutamos y no pensar más en ti. Esto será muy difícil porque cada cosa relaciona tu recuerdo con ellos.

El amor es un ciclo que como todo en la vida termina, y esto ya terminó, es momento de cerrar este ciclo, de llorar lo que tenga que llorar, y empezar a sanar y reconstruir mi ser con los pedazos que quedó de toda esta fantasía.
Fue esto solo un bello sueño, pero ya toca despertar. 
/