lunes, 4 de agosto de 2014

EL OBJETIVO DE MI BLOG

Comprenderán que no espero que acepten lo que pienso, mas antes se debería comprender que en el camino hacia una madures intelectual, es menester el liberar de alguna manera nuestro lado oscuro, mostrarnos como somos por dentro, transcribiendo al medio escrito los pensamientos cotidianos de cada uno, los que seguramente en secreto, todos compartimos. Pero los pensamientos más sinceros, son aquellos que nadie se atrevería a decirlo delante de alguien por no ser socialmente permitido, porque muchas veces lo que nosotros pensamos, lo ocultamos en nuestro terco afán de querer encajar, y así afanosamente, solemos repetir las cosas que se encuentran dentro de los parámetros de lo socialmente aceptable.
Todos llevamos dentro un lado oscuro, todos tenemos nuestro alter ego, nuestro yo oscuro y sombrío, al que no queremos que quede al descubierto ante los demás; todos tenemos esa parte oscuramente oculta muy en el fondo nuestro, que nos hace pensar de manera alternativa y más racionalmente de lo que normalmente lo hacemos.
Todos tenemos aquella voz que hay dentro de nuestra cabeza, es la locura confinada que grita por escapar, y esa locura es prisionera de nuestra mente, la locura siempre la llevamos dentro, siempre está presente queriendo salir, y solo la dejamos libre mientras soñamos, es la locura que puede escapar y derrocar a nuestra cordura, y cuyo escape es eternamente latente a la más mínima provocación, y ante un descuido nuestro escapará. Todos luchamos a diario por ejercer un control sobre él.
Muchos de los llamados locos son los que dejaron en libertad ese lado oculto, ese lado sombrío se apoderó de ellos, y hasta resulta irónico y gracioso que si el loco persistiera en su locura se volvería tarde o temprano nuevamente cuerdo.
Con este blog no busco agradar a nadie, no busco encontrar alguien que comprenda lo que soy, mi fin no es agradar a nadie, si escribo no es por hobbie, ni porque quiero ser escritor, lo que hago es simplemente tratar de liberar mi mente de todo pensamiento tóxico, descargar mis oscuros pensamientos, soltar en una nube recurrente lo que soy, y todo lo hago con el único fin de continuar esa búsqueda de mi catarsis, si, si algún objetivo tiene este blog personal, es creo el mismo que tiene cualquiera que escribe uno, más que un pasatiempo, más que unas letras salidas de lo más profundo de cada quien, más que querer ser leído por otras personas, hay un único objetivo implícito que todos buscan, muy en el fondo de sí mismos, aunque la mayoría no parece ser consciente de ello, todos esperan su purificación interior mediante su catarsis.
Todos los que escribimos un blog, o seguimos uno, buscamos generar nuestra propia Catarsis, y para lograrlo, no hay mejor manera de dejar salir  lo que sea que haya muy dentro de nosotros mismos, sea bueno, fantasioso, malo, feo, doloroso, horroroso, espantoso, traumático, aberrante, bizarro, nauseabundo, oscuro. Todos llevamos una herida dentro nuestro, todos de alguna manera tenemos algún tipo de trauma oculto, que preferimos no mostrar, que nos ha hecho sufrir, pero la buena noticia es que el sufrimiento tiempla el alma, por que quien alguna vez ha logrado una sanación, se ha reivindicado, y ha aprendido a valorar cada momento de la vida, ha aprendido a querer de verdad, y lo mejor de todo ha aprendido a ser un mejor ser humano, más empático, más consciente, más amable, más libre y más crítico.
El sufrimiento tiempla el alma, hasta Dios fue consciente de ello, y para entender a su mayor creación el ser humano, tuvo que aprender a sufrir mediante su hijo, solo así la deidad todopoderosa y omnisciente que nunca padeció necesidad ni dolor alguno, pudo comprender y entender lo frágil que es cada ser humano, solo mediante el sufrimiento, Dios pudo comprender en carne propia que tan complicada y compleja resultaba ser su más grande creación, es por eso que Dios puede ser capaz de perdonar, por que logró saber el valor del arrepentimiento, porque se puso bajo la piel de un hombre, porque Dios una vez fue un hombre.
A veces resulta cómodo colgar a alguien la etiqueta de insensible, loco, inmaduro, irracional, simplemente porque no llegan a comprender la complejidad de lo que internamente uno lleva guardado, ni llega a entender cuál es el objetivo último de cada uno. Lo que escribo es sangre, y aunque la crudeza quede plasmado en cada palabra, no hay palabras más sinceras que las mías.

Si, cualquier incauto puede criticar y juzgarme por lo que escribo, pero pocos me pueden comprender sin caer en la especulación de quien en verdad soy yo, porque yo estoy en pleno descubrimiento de encontrar la respuesta a esa pregunta. ¿Quién soy yo?. Soy un ser humano hecho con la capacidad de amar y ser amado. Pero antes debo ser sanado, y debo transformar mi oscuridad en luz.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

/