domingo, 17 de agosto de 2014

BREVE REFLEXIONACIÒN

La soltura con que se determina el contexto histórico de la revolución social que acontece en este momento respecto al tema de la legalización del la unión civil entre personas del mismo sexo, me parece uno más de los más importantes en los que antiguos paradigmas sociales, han sido eliminados. Llegará el día en que cada ser humano sobre la tierra podrá ejercer su libertad absoluta, sin que una sociedad cegada por dogmas religiosos, y ni un estado que se basa en una discutible moralidad nos lo impidan, y podamos caminar en la calle, libres, con quien sea, como sea, donde sea y cuando sea, sin que personas que se creen los más buenos ciudadanos, nos apunten con sus irrisorios juicios y prejuicios.
Todos somos libres de vivir, a ningún ser humano debe prohibírsele de su libertad, ni así como prohibírsele de vivir, de existir, de amar, de fumar grifa, o de estar con la persona amada sin importar sus creencias, religión, raza o sexo.
Aún no somos libres, aún somos prisioneros de nuestra celda que es el mundo, apenas hemos podido ver nuestras celdas, pero no ir más allá.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

/