domingo, 22 de diciembre de 2013

MI MANUAL DE CÓMO VIVIR LA VIDA

Hey tu destino, quien quiera que seas, un ente invisible que gobierna el universo, la mano de Dios que mueve el todo, una mano invisible que mueve el engranaje de sucesos conducentes a las cosas que me acontecen, hey tú, de quien desconozco la naturaleza de su ser, quiero esta oportunidad para expresarte lo que debo decir, no sé a quién, pero al menos espero que alguien más sepa lo que quiero decirte.
La vida es un sueño y la muerte tal vez sea el momento en que despertamos de este letargo de pesadillas.
No soy de los vanidosos ni soy un egocéntrico, no soy alguien cruel a quien le divierte jugar con los sentimientos de las personas, no soy el tipo guapo y perfecto que salen en las telenovelas, pero mirando el espejo me puedo dar cuenta de que miro a alguien diferente a los demás, a alguien único, a quien tú, destino le has brindado dos cualidades opuestas que se neutralizan entre sí, al momento de querer yo alcanzar un poco, una minúscula migaja de felicidad.
No lo voy a negar, mi conclusión de que yo soy alguien atractivo, revestido de una belleza algo singular y misteriosa, soy guapo de rostro, aunque no con rasgos faciales ni finos ni perfectos, pero al menos el necesario como para lograr, cuando camino por la calle, que una que otra mina voltee a mirarme, a apreciar lo que hay en mí.
Si yo analizo como soy físicamente, pues no me considero la gran cosa, no tengo ojos verdes, ni cabello rubio (el típico estereotipo de hombre perfecto), y en mi rostro hay muchas imperfecciones, y en cuanto a mi cuerpo no soy musculado, soy algo seco en carnes y tosco al moverme.
Uno diría que un tipo como yo sería  normal, pero yo contrastando con otros tipos, veo que no soy tan normal, al menos me he dado cuenta que hasta ahora, no se me ha cruzado en mi camino una chica a la que no le haya podido robar al menos una sonrisa.
Esto nadie me lo ha contado, es lo que me he dado cuenta, es simple producto de mis observaciones y deducciones, es algo que no he podido ver en otros chicos de mi edad, de mi posición y bueno eso.

Ya hable de esa primera cualidad, y he aquí la segunda que neutraliza o anula el efecto que causa la primera.

Es mi timidez, mi tosquedad al hablar, mi característica muy antisocial, y que huye de la sociedad. En serio cuánto daría yo por hablar al menos un 10% de como escribo, pero hablando demuestro que soy alguien torpe, lento, es más, creo que me podría definir más que con la palabra Introvertido, como Tímido, tímido al extremo.
Esa timidez me ha aislado mucho, aunque admito que me ayudado a ser más sabio y que contribuyó bastante a mi madurez intelectual aunque sea solo un poquito, pero es una madurez ideológicamente hablando, aunque en lo social sigo siendo un crio idealista, soñador e ingenuo.
Todas las relaciones amorosas que he tenido fueron un rotundo desastre, ya que no las supe mantener, no supe mantener viva la llama que en un momento encendió mi atractivo, por que como persona soy de lo más común, creo.
Me he dado cuenta que las personas hacia mi sienten un tipo de amor algo extraño. Es decir me aman con más intensidad antes y después de nuestra relación.
Se sienten atraídas a mí, en secreto se enamoran de mí, me insinúan, me miran con esa típica mirada de chica chica quinceañera enamorada, aunque otras tratan de disimularlo evitando mirarme, una descarada forma de ignorarme mientras paso por sus narices es la otra muestra de que les gusto.
Y entonces surge la relación, porque yo siento ese llamado de ellas hacia su corazón, y luego sucede mientras somos pareja, que el amor muere, me aburro muy fácilmente de esa persona, y ese aburrimiento lo puedo disimular muy poco, a tal punto que ellas también se llegan a aburrir de mí y el amor muere y rompemos. Luego de haber roto, esa persona comienza a decirme a llamarme a decirme que le perdone, que quiere regresar conmigo, a decirme que en realidad yo fui el único que le hacía sentir amada, que no me supo valorar en su momento… Necias, el amor se disfruta en el presente, no en el fututo ni en el pasado. A una persona se le disfruta en su momento, las cosas se gozan mientras duran.
Si hay algo que mis tantos días de soledad y escape de la realidad y aislamiento en mi habitación me ha enseñado fue el de hacer de lado mis sentimientos, y olvidarme del amor a base de costumbre, Rock and Roll, sexo y marihuana. Y pues estoy orgulloso al decir que yo sí sé olvidarme  fácilmente de mis decepciones amorosas, claro que no sin antes haber derramado unas cuantas lagrimillas por acá, haber visitado un par de psicólogos, recibido las puteadas de mis amigos, haberme rehabilitado de mis intentos fallidos de suicidio, haber acabado mi dinero en alcohol, prostitutas, drogas y antidepresivos y haber leído en internet todo acerca de “cómo olvidar al ser amado”…. En serio estoy orgulloso de eso, aunque bueno, tal vez exagere un poco.
Me gustan las chicas lindas, y yo les gusto, pero solo mientras no me conozcan, porque cuando me conocen, ven que solamente soy una “cara bonita”, y se aburren y me hacen de lado.
De nada me sirve que sea caballeroso con ellas, de nada me sirve que les trate bien y el querer hacerlas ver que ellas son lo más importante en el mundo. Yo creo que ellas aman más a quien las desprecia que a los que se preocupan por ellas, tal cual lo dijo Cervantes en su Inmortal libro:

“Es natural condición de las mujeres despreciar a quien las quiere y amar a quien las aborrece”.

Más claro que un Loco Lúcido como don quijote es imposible ser.
Tal vez sea eso por lo que ellas se fijan en mi, por mi carácter antisocial y solitario que ven en mi.
Tal vez sea por eso que ellas también se enamoran de los gay porque saben que nunca serán correspondidas, o por los cantantes y estrellas de cine que nunca sabrán que ellas existen.
Lo cierto es que ese chico guapo e interesante que ven en mi, se derrumba cuando me conocen y desentrañan los misterios que llevo dentro, se dan cuenta que en el fondo soy común y corriente, y hasta tal vez más común de lo que creían, y todo vuelve a lo mismo, se aburren y se van.

Eso me lleva a una conclusión obvia, ahora que entiendo a las mujeres, sé lo que debo hacer con ellas. Aprovechando ese magnetismo que tengo hacia ellas, dejaré que ellas vengan a mí, la timidez creo que lo estoy manejando poco a poco.
Entonces mi plan será solo esto, hacer que vengan, aprovechar el lapso en que me conocen para tenerlas de queridas y antes de que se aburran de mi, apuntar hacia otra chica.
Porque esto de buscar una chica de quién enamorase es muy doloroso, y ya estoy cansado de las decepciones amorosas.
Tal vez entre tantos intentos fallidos, encuentre a esa persona ideal que sepa amarme sin nunca aburrirse de mi forma de ser, porque en serio que yo por nada del mundo pienso cambiar.
Por tanto a ti, destino, a quien me dirijo en esta carta que no sé a quién mandar, quiero que sepas que usaré las cualidades opuestas que has puesto en mí, para disfrutar del momento, del hedonismo, y todo lo bueno que pueda salir de ello.
Pero corazón de poeta se lo reservaré para mi verdadero amor, que espero lo encuentre pronto.

Destino, si esta es tu manera de que aprenda a vivir, pues es una manera muy jodida y cruel de enseñarme a vivir, cuan agradecido estaría si al nacer, me hubieras dado mi manual de cómo vivir la Vida.

5 comentarios:

  1. Si empiezas a ser así te vas a romper.

    Bueno, en realidad creo que entrarían en juego muchas variables. Pero me da la impresión de que quieres a alguien a quien amar, pero como no sales, vas a andar por ahí jugueteando hasta que caiga.

    No está bien, eso sí te lo puedo decir.

    Si quieres tener cosas sin compromiso, tienes que dejarlo claro desde el principio. No se vale lastimar a las personas solo porque a nosotros nos lastimaron antes; tienes 24 años y no estás en edad para eso.

    Tampoco estaría mal que inicies algo sin compromiso y a medio camino intentes llevarlo a otro lado. Pero tienen que estar claras las cosas desde el principio. Prometer amor y todo y luego irte antes de que te lastimen es algo muy grosero.

    Buscar amor duele, lo sé, pero es parte del chiste! No quiero hablar más de eso porque voy a sonar a libro de autoayuda, pero yo no creo que sea malo. En fin, que eres jóven, tienes mucho tiempo. Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Saline por tu comentario, no me esperaba que alguien se tomara la molestia de leerme. Pienso que es muy humano que en algún momento deseemos dejar el dolor a un lado y dejar de sufrir, que algún momento al amor lo hallaré no hay duda. Tienes razón en que buscar el amor duele, pero yo no le veo mucho el chiste, aunque se que tienes razón. Saludos

      Eliminar
  2. ¡Qué suerte tienes amigo, o... qué mala suerte! Que se te den las cosas así con las mujeres es lo que muchos hombres querríamos. Aprovechar al máximo ese don que tienes y tener sexo sin tanto cuestionamiento es lo que podrías tener. Eso sí, cuando eliges un camino hay que tener bien presente lo que tomas y lo que dejas a un lado. Si eliges ser un tipo sin compromisos tendrás a tú favor la libertad absoluta de estar con quien quieras, disfrutando de un sexo apasionado y estimulante, pero que sólo otorga placer en el momento que lo tienes, queriendo al rato más y más con ella u otra. Tener relaciones comprometidas, amando realmente, obviamente te imposibilita tener aventuras, pero eso debería importar poco si amas de verdad. Quizá el sexo con el tiempo no sea tan apasionado como cuando todo comienza, pero da lugar a hacer el amor, palabras bastardeadas hoy día, que es algo que no sólo te satisface físicamente sino que también a tu alma. Realmente el verdadero don no es conquistar mujeres por ahí, sino saber amar a una y ser amado por ella. Eso sí, es para unos pocos que saben renunciar sin dramas a las ventajas de estar solo...

    ResponderEliminar
  3. Gracias por Comentar Queen Letras Traducidas, concuerdo contigo, pero tambien pienso que para encontrar el verdadero amor, primero hay que buscarlo, quiza hasta es necesario cruzar como un errante solitario por el desierto hasta encontrar ese oasis que nos calmará la sed que padecemos y nos salvará de morir sedientos de amor. Mi corazón y fidelidad la reservo para esa persona, pero nadie dijo que encontrar a esa persona ideal sea fácil, menos en estos días donde la palabra "amor" ha sido tan tergirversada con significados más superficiales... Pero eso no significa (a menos desde mi punto de vista Hedonista) que se deba pasar por alto los placeres que nos ofrece la vida. Si, ya se que sueno inmaduro (eso es subjetivo), pero creo que buscando entre la multitud de la manera en que lo hago, encontraré a esa única persona que me llenará plenamente y que será mi todo en esta vida. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El único consejo que te puedo dar (dirás ¿quién es éste para dar consejos je je?) es que te manejes con absoluta sinceridad cuando comienzas una relación, nunca hay que sentirse obligado a decirle a alguien que la amas para simplemente extender esa relación que quizá te da placer pero que realmente sabes que a la larga o la corta acabará. Obviamente esto trae aparejado posiblemente perder a esa persona, pero no seas como la gran mayoría de nosotros que decimos cosas que no sentimos como para mantener un vínculo que nos da placer físico. Está bueno eso de buscar y probar, aprenderás mucho, pero hasta cierto punto. Todavía eres joven (yo ya ando por los 31) y te darás cuenta que cada vez serás más selectivo a la hora de estar con alguien, seguramente, hasta prefieras estar solo de a momentos. Ahora, cuando encuentres a quien realmente buscas, entrégate de lleno porque son pocas las chances, y principalmente, no idealices, esa persona también tendrá sus defectos que, desgraciadamente, deberás soportarlos si realmente la amas. Muy bien por tu blog, da gusto leer a gente que se expresa bien y escribe con tildes je je

      Eliminar