martes, 6 de junio de 2017

VIDA

Yo aquí un esclavo del tiempo, sumiso a la voluntad de Cronos, que pasa, solo nos permite vivir en el ahora, aunque yo quiero por mucho vivir en el pasado y conocer lo que vendrá en el futuro, para esquivar lo que pueda golpearme y prepararme a atrapar lo que pueda acariciar mi vida.
Pero no todo es como uno sueña, sino como vive, y está preparado para una lucha sin cesar, que nunca cesa, que nunca termina sino hasta el último suspiro.
Las personas son esclavos de la vida, de una civilización, de un gobierno, de un estado que los adoctrina, los marca, los fiscaliza, los valúa, los educa, vigila, empadrona, emplea, controla…

El ser humano es infeliz por la sociedad artificial donde existe, con leyes creadas por hombres, que van muchas veces en contra de su propia naturaleza, y esa paradoja entre el instinto y lo que las leyes dicen, es lo que causa que todos los humanos existan en un mundo oscuro, regido por patrones inventados, sin ningún paralelo en el entorno natural, que el hombre vanidosamente abandonó.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

/