sábado, 19 de octubre de 2013

ENRREDOS EXISTENCIALISTAS


Siento que me encuentro en un gran dilema emocional, jamás creí que me encontraría en un lugar como en el que me encuentro ni en las circunstancias en las que me hallo, ¿Será bueno o malo?, en mi experiencia irrisoria de la vida, coincido muchas veces que todos los sucesos que vivimos en nuestra vida, independientemente de si son favorables o no, son solo eventos extraordinarios por que surgen de la nada y sin un aviso previo de advertencia, es una lección de la providencia, una especie de aula del destino para mi aprendizaje. La manera en que uno aprende lecciones de la vida es algo fantástico, y enigmático, a veces trágico pero la mayoría de veces doloroso y desesperante.

Constantemente me encuentro planteando preguntas al cielo, cuestionándome el sentido de mi vida, por qué estoy aquí, cual es la razón por la que al nacer somos parte de este juego de crecer, reproducirnos y morir. Claro que así como somos bendecidos con goces, emociones sublimes y alegrías, nos enamoramos y amamos, así también en la misma medida somos flagelados por la vida que golpea tan duro como suaves son sus caricias. Tenemos ¿programado nuestra vida?, ¿Existe el libre albedrío o somos marionetas que caminamos por esta vida creyendo ser libres, cuando en realidad somos marionetas que creen tomar decisiones previstas por una inteligencia superior que direcciona nuestro actuar por medio de circunstancias preestablecidas que nos hacen tomar decisiones que al final nos llevarán a donde ese algo quiere.
¿Soy parte de algo grande o en realidad simplemente no existe nada, y somos solo elementos que andan al azar?

Mis preguntas están ahí, y miro al cielo y veo a los animales. Ellos al parecer solo cumplen una función, reproducirse para no extinguirse. Visto eso, somos como ellos, existimos solo para no extinguirnos, y el amor y el sexo solo son el medio para preservar nuestra especie. Tal vez el amor sea el camuflaje, en realidad creo que el amor, ese algo hermoso, mágico, maravilloso, sublime que inspira miles de canciones, libros, que inspira a los poetas a escribir los más bellas cosas, no es más que la trampa que la naturaleza nos pone para que nosotros como especie no nos extingamos.
Tantas preguntas, tantos vacíos, tantas versiones. La ciencia dice que somos productos consecuentes de circunstancias que nos llevaron a existir. La religión, pues ya todos saben lo que dice la religión, y los filósofos dicen pues muchas versiones sobre el sentido de la vida.
 Lo curioso es que cada uno tiene argumentos sólidos, pero así también cada uno tiene su vacío que curiosamente es aprovechado para reforzar la versión del otro.
Por ejemplo la religión dice que Dios creó al hombre, pero no tiene respuesta a por qué la tierra parece ser más antigua de lo que según la biblia es; la ciencia se apoya de este hueco para argumentar que la vida se formó a gracias a  reacciones químicas de los elementos existentes en la tierra primitiva gracias a las condiciones de entonces, eso decía Oparin, pero hasta el propio Oparin no supo argumentar cómo es que los aminoácidos esenciales se convirtieron en células vivas, y la religión se aprovecha de ese vacío para argumentar que la vida solo pudo existir por intervención divina, y los filósofos dicen que esa intervención no necesariamente pudo ser divina, sino el de una inteligencia superior. Es decir somos hijos de aliens.
Mientras buscaba respuestas, hallaba más enredos hasta que al final decidí mandar a la mierda todo, y quedarme con que Dios creó todo como nos dice la ciencia y la biblia solo es una fábula de la creación.
Tantas cosas que cruzan por mi cabeza, tantos problemas a los que me enfrento, tantos sinsabores de los que la vida me hace probar de su cáliz, y sin una respuesta del porqué de todo esto, hizo que el suicidio se cruzara por mi cabeza como una alternativa para acabar con toda esta confusión y sin sentido, pero si estoy vivo es porque me pareció más inteligente sufrir las penurias del hombre, que la furia de Dios por acabar lo que solo a él le corresponde. En verdad que si yo fuera ateo, hace mucho tiempo habría liquidado mi existencia. Gracias a Dios que no lo Soy.

2 comentarios:

  1. En mi caso, mientras más estudio ciencia, más pienso que existe Dios. De qué otra forma habría salido todo tan bien?

    (Pero no creo en ninguna religión ni nada así, solo pienso que hay ALGO).

    Y sí, efectivamente, la vida está llena de cosas horribles. Pero lo chido de la vida es que siempre hay un día más para intentar cambiar. Si murieses, no tendrías esa oportunidad.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Saline, precisamente ese es el misterio de la vida, aunque por otro lado puede que la vida sea un sueño y la muerte nos despierte, en cualquier casa solo especularía aún más.
      Saludos.

      Eliminar