miércoles, 18 de mayo de 2016

PENSAMIENTO

Dónde te escondes ejecutor, escucho tu voz, conozco tus órdenes, presiento tus designios, eres una fuerza invisible que dirige mi proceder, que encausa mi poder hacia la lucha por una causa superior que persigue tu voluntad. Eres una voz en mi interior que me susurra una misión, incuestionable, inescrutable.
Ciegamente camino por sendas espinosas, por cuerdas suspendidas en el vacío, yo los atravieso con la seguridad de un sonámbulo, por que confío en lo infalible de tus objetivos, y en la precisión de tu estrategia.
Y aunque mis enemigos sean fuertes, y numerosas sus unidades combativas, no me sentiré amedrentado, daré todo de mí, lucharé dando lo mejor, porque sé que debo cumplir mi misión, mi vida no es tan importante como la causa por la que lucho, porque sé que tú me diriges, y que tú decides persiguiendo un bien mucho mayor y más perdurable en el tiempo.
No importa las vidas que hay que arrancar de tu camino, o  lo que debamos incinerar, Tú, ejecutor, eres el faro que ilumina el futuro, aunque solo perciba tu voz en mi interior, sé que me observas desde algún lugar, y que soy el brazo de tu proceder.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

/