martes, 24 de junio de 2014

LA CHICA DEL FACEBOOK


¿Cómo la conocí? Al inicio solo por sus fotos, luego por sus mensajes, después por como vibraba su voz al crear esa música que escuchaba cuando me hablaba por teléfono,  y unas fotos suyas que son tan cargadas de vitalidad que pareciera que cobrarían vida mientras las miro. Amor a primera vista, ¿Es posible amar a quien no se conoce?, la pregunta creo que se puede responder solo con especulaciones.
Todo comenzó con una mera diversión auspiciado por el ocio, cuando nos contactamos, explorando el facebook, si, esa red que permite conectar gente que en el mundo real sería improbable si quiera que nos crucemos ni aunque una manada de individuos estén pasando por encima de nosotros. Esa es la magia de esa red social y a la que debo algo, creo...
Mi caso creo es ese, un día cuando decidí por fin seguir a la multitud que tiene un alma en una cuenta de internet, le pedí a un amigo que compartiera conmigo algunas cuentas de una que otra chica interesante, y yo de tanto insistir, me dio al fin la cuenta de una chica, con la advertencia de que probablemente no me llegaría a aceptar como amigo virtual.
Pasaron unos días, creo que en realidad era algo más de una semana o tal vez un mes o meses, no recuerdo, pero si recuerdo que un día al revisar mi cuenta aquella hermosa joya de mujer, había aceptado mi solicitud de amistad.
Vi sus fotos y no pudo llegar a mi memoria el recuerdo de alguna chica con similar belleza a la de ella. Su mirada es lo que más me impacto, e hice lo que haría cualquier chico impactado con semejante semblante: le inicie la conversación.
Pero al inicio quizá por ser demasiado admirada por muchos más chicos que yo, que también querían de alguna manera interactuar con ella, es que ella tal vez ni siquiera se tomaba la molestia de leer mi mensaje. Quizá el mío quedaba sepultado entre las cantidades interminables de conversaciones de otros tipos que al igual que yo trataban de iniciar con ella.
Y fueron pasando los días, en las escasas oportunidades que la hallaba conectada, trataba de enviarle un saludo, un hola, buenas noches, buen día, a cambio recibía siempre la misma nula respuesta.
No así, yo lejos de resignarme, decidí continuar probando suerte, no me quita mucho tiempo abrir una barra de dialogo y escribir unas dos o tres palabras, ya que normalmente por día lo que escribo suelen contarse en párrafos. ¿Qué podía perder?, es cierto que lo que podría ganar es mucho más y con creces por el irrisorio tiempo invertido en saludarla de vez en cuando.
Y continuaba enviándole salutaciones, y creo que por mi tanta insistencia, o quizá por compadecerse de un pobre loco, es que me empezó a responder, quizá de manera un poco breve pero al fin tomándome en cuenta, y aunque yo trataba de sostener el dialogo prolongado con ella, esa hermosa dama, tan solo respondía mi saludo y se desconectaba.
Pero no perdí esperanza alguna… Es cierto que dicen que la esperanza es lo último que se pierde, o que la esperanza es el peor de los males por que prolonga el sufrimiento… Creo que la esperanza es solo una palabra sin significado temporal, esperaba algo en algún momento.
Un día, decidí ir un poco más lejos, ya que tiempo pasaba que habíamos iniciado breves diálogos, y le pregunté si tal vez, solo tal vez, aunque yo preparado para una respuesta con mucha probabilidad negativa, le pregunte si existiría la posibilidad que hablemos por teléfono. Para mi sorpresa no solo acepto, sino que me dio su número para que yo la llamara.
Y fue una victoria a medias, por que seguiría teniendo comunicación impersonal con ella, pero qué podía perder, mi estado de soltero no me impedía tratar de tener algo con ella, y aún si no lo estuviera, no dejaría perder la oportunidad de conocer a esa Diosa si diera lugar a hacerlo… Asi que la llamé. 
-Hola me diste tu número por el facebook hace unos minutos. 
-Ah hola, como estás. 
-Emocionado por al fin poder escuchar tu voz, parece que todo en ti es sublime.
Y continuamos hablando de cosas sin sentido, ella contándome lo que hacía, yo bromeando con ella, y lo que de ella más me fascinó fue su gran sentido del humor, ya que era diferentes de aquellas que se lo tomaban todo tan en serio, que no tenían el sentido del sarcasmo ni la ironía, que no podían reírse de la vida, pero ella era diferente, diferente al montón, y al hacerle una broma, tan común en mi forma de ser, ella lejos de molestarse o incomodarse me seguía corriente, me seguía el juego.
-¿Tienes enamorado? 
-¿Por qué te interesa saberlo? 
-Es que quería saber si podría llamarte en cualquier momento del día, sin caer impertinente ni incomodarte de algún modo, mucho menos traerte problemas. 
-¿Y qué me dirías si te dijera que si lo tengo? 
-No tendría problema, te diría que me pareces alguien que puede tener dos enamorados. 
-¿Qué dices yo con dos, estás loco?, si yo podría hasta tener tres jajaja.
Y así, tonteando, decidí ir un poco más lejos, conocerla en persona, el haberme dado su número telefónico era una cosa, pero llegar a conocerme sí que eso era otra cosa, a este punto ya era posible que pudiera llegar a negarse, había probabilidades de que se niegue a conocer a un completo extraño que conoció por chat ¿quién no desconfiaría?, pero no me iba a dejar vencer por una probabilidad sin antes haberlo intentado, ya habíamos conversado, reído cada uno a su lado del teléfono, conociéndonos cada vez más, y entonces le dije:
-¿Sabes?, hace tiempo que me he dado cuenta de que me caes muy bien, es agradable conversar contigo, quisiera invitarte a tomar algo para hacer más amena nuestra conversación. 
-Me parece muy buena idea, pareces ser alguien divertido.
Y quedamos para un día y lugar preciso. Llegado el día, me senté en una banca de las muchas que habían en aquel parque, era un día sábado por la tarde, había mucha gente, niños jugando, parejas paseando personas conversando, turistas fotografiándose, y yo me senté a esperar, muy puntual, y la esperé, y entonces a lo lejos divisé una hermosa figura acercarse a donde me encontraba, la referencia de sus fotos de su facebook era innecesario para reconocerla, mientras se acercaba su belleza y presencia eran imponentes, opacaban a cualquier presencia femenina que pudiera encontrarse alrededor mi campo visual, era majestuosa, su caminar deslumbrante, venía vestida con un pantalón blanco que se ajustaba a la perfección a la silueta de sus hermosas y largas piernas, y vestía un escote turquesa, que la hacía lucir como una joya andante, su larga cabellera hasta la cintura era tan reluciente, reflejaba cada rayo del sol que acariciaba su cabello; y yo absorto la miraba acercarse cada vez más, al parecer que por mis fotos pudo reconocerme, se acercó a mi lugar, inconscientemente me puse de pie como queriendo hacerle una reverencia, y ella con una sonrisa que quedó grabada en mi mente, me dijo:
-Hola ¿eres el chico del Facebook no?
-Sí, que bueno que me reconociste, pensé que me ibas a confundir con un lustrabotas. 
-Pero también pareces uno...jeje 
- ¿En serio? Y tu una vendedora ambulante 
-Oye no te pases, ¿tan mal me veo? 
-No, estás incomparable.
Luego de saludarla, me sentí el hombre más triunfal del mundo, al tener cerca de mí a esa hermosa chica, joya de aquella ciudad, y que me estuviera acompañando era ya lo más cercano al cielo.
Mientras caminábamos por las calles de la ciudad, pude notar que no eran pocos los hombres que desviaban su mirada para mirarla, ella se robaba la atención de cualquiera, y yo era el afortunado con quien ella compartía esos momentos.
Fuimos a tomar unos helados, entre risas y anécdotas, y comentarios sarcásticos que ella me seguía la corriente, decidí probar un paso más allá, arriesgar algo más.
-Sabes la tarde ya dio paso a la noche, te apetece ir un rato a bailar. 
-¿Por qué no?-dijo ella.
Fuimos a disco a bailar y se notaba que había química entre nosotros, entre risas, unos licores, nos íbamos dejando llevar por la noche. La noche seguía, estaba embriagado por ella, y entonces ya nuestras miradas en silencio chocaban y reflejaban el deseo mutuo por poseer al otro.
En un momento, mientras la miraba solo me deje llevar por mi instinto animal, pegué mis labios a los suyos, y ella no solo me correspondió, sino que sentí como me devoraba la boca como una mujer hambrienta de besos. Estuvimos un rato en ese ritual propio de dos caníbales que compiten por comerse al otro, mientras la música ambientaba el lugar, mientras la gente seguía en lo suyo y no se percataba de lo que hacíamos, entonces separé mis labios de los suyos y los acerqué a sus oídos y le susurré.
-Ya hay demasiada gente aquí, ¿Qué te parece si vamos a otro sitio donde podamos tener mayor privacidad?
¿Qué me dijo ella? Yo pensaba que iba a negarse y pedirme que solamente la acompañe hasta la puerta de su casa, total, esperaba que me dijera lo que diría lo que acostumbraban a hacer la mayoría de chicas con las que tenía primeras citas, algo así como “recién nos conocemos, no hay que ir muy rápido”, aún si lo hubiera hecho es obvio que hubiera insistido, y tal vez en una segunda o tal vez tercera ocasión hubiera aceptado acompañarme, pero no fue así, su respuesta fue definitiva.
-Claro, ya me aburrí aquí, obviamente no de ti, sino de este lugar.
Y salimos de la discoteca, fuimos hacia un hostal, pagué por una habitación, me dieron la llave y cogidos de la mano buscábamos el cuarto 206, y al encontrar la habitación y antes siquiera de abrir la puerta, me pegó contra la pared y me dio otro apasionado beso, y mientras la besaba, trataba de meter la llave en el picaporte, entre tanto tanteo, logré ingresar la llave, la giré y pude abrir la puerta, ella empujando la puerta con el peso de su cuerpo entró y sin dejar de besarme cogiéndome del cuello me jaló hacia adentro, y luego de cerrar aquella puerta vino lo mejor.

7 comentarios:

  1. hola.me gustaría recordarte me querido escritor que cuando, se elogia una belleza no es amor sino una admiración, yo en mi opinión el amor no se en encuentra de la noche a la mañana se construye a diario, y el amor crece poco a poco. Saludos y felicitaciones por el amor de tu vida de la chica del Facebook.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar usuario Anónimo, Tienes razón en todo, esta entrada solo fue referido a una anécdota. Obviamente con el amor hay mucho más que superficialidad física, pero hasta que llegue el verdadero amor, no hay porqué dejar pasar oportunidades que vienen y van, total, cualquiera puede ser el amor de nuestras vidas, eso no quiere decir que una cualquiera pueda serlo, sino que el amor puede venir de cualquier lado... Saludos y gracias por tomarte tu tiempo.

    ResponderEliminar
  3. hola,el amor viene de cualquier lado en mi posicion yo diria que no es forma correcta de decir,el pasar una noche con una señorita atraida con por su belleza fisica, no es amor sigo diciendo que es admiracion,y por otra parte las oportunidades se abrovechan con buenas intenciones y sin lastimar al otro,rcuerda mi querido escrito que lo que siembras cosechas.saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no es admiración... Citando al antiguo proverbio "si te gusta alguien por su aspecto físico es deseo, y si es por su inteligencia es admiración"... Visto esto solo fue un deseo temporal saciado y Nadie salió lastimado. Se respeta tu opinión. Saludos

      Eliminar
  4. eso lo dice usted ¿pero habría que escuchar de la otra parte que opina?,bueno, lo importante si amas debes amar de verdad, el tiempo es el mejor aliado para decir quien tiene la razón o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus interesantes comentarios usuario anónimo... Al decir que nadie salio lastimado me refiero a que fue la clásica aventura de una noche, donde cada uno acepta participar en el juego, teniendo claras la reglas de no seguir más allá de una noche. Yo por ahora no ando buscando amor ni una relacion ni nada por el estilo, y si lo encuentro pues eso ya será otra cosa. Tengo presente siempre este proverbio popular "Bienaventurados los que nada esperan por que jamás serán decepcionados" estoy en mi etapa de disfrute, y tal vez algún día llegará el momento que que pensaré sobre el establecimiento familiar y estar al lado de una persona y todo eso, pero no quiero eso por ahora; Y si, todos coincidimos en que el tiempo y las experiencias enseñan más que cualquier consejo.
      Además pienso que cada persona ha escogido su propio estilo de vida y no merecemos ser juzgados por personas que no comparten nuestra forma de pensar. Todos somos libres de hacer lo que queramos, y los que asumimos esa libertad también somo conscientes de las consecuencias de nuestros actos. No soy un sonámbulo que camina sobre una cuerda.

      Pdta: Usuario anónimo para tus siguientes comentarios te sugiero que por respeto a todos, revises tu ortografía y hagas un correcto uso de los símbolos de puntuación. Saludos.

      Eliminar
    2. ok,muchas gracias por su recomendación lo tomare en cuenta,el error es por el apuro.me parece interesante,pero lo que no comparto con usted y tal muchos es.su frase Bienaventurados los que nada esperan por que jaman serán decepcionados,veo que ni lo que le dice le ayuda, se contradice,me refiero a la experiencia,sabe por que hay muchas personas que gracias a esa frase que llevan al hecho,muchas personas inocentes salieron lastimados.saludos

      Eliminar